Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

lunes, 13 de mayo de 2013

Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades


Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades

LOCALES

09/05/2013

Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades
Anorexia, flagelo de la sociedad.
Por: RCN La Radio

Medellín y Barranquilla son las ciudades donde más casos de anorexia se presentan en el país consideró Sandra Luventhal de la página web anorexiapolice.org

La experta reveló que "desde los 8 años niños y niñas están sufriendo de anorexia en Colombia".

"El dolor del hambre es terrible, el hambre duele y hay niñas que se cortan la piel, a los lados del ombligo, para mitigar el dolor del hambre", describió Sandra Leventhal.

Agregó que la anorexia sigue siendo un tabú y aunque hay nutricionistas y especialistas, no está completamente cobijada como un prioridad en salud pública.

"Por cada 3 mujeres que sufre de anorexia, hay un hombre que también la sufre", precisó Sandra Leventhal directora de anorexiapólice.org 



Texto copiado de www.rcnradio.com - Conozca el original enhttp://www.rcnradio.com/noticias/anorexia-una-enfermedad-que-afecta-las-sociedades-65299#ixzz2TBaF7gDc

Aprenda a reconocer los trastornos alimenticios en la primera infancia

 
 
http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/aprenda-a-reconocer-los-trastornos-alimenticios-en-la-primera-infancia/20130508/nota/1894991.aspx Cuidado con las señales de alerta que pueden determinar si un niño padece de un trastorno alimenticio. FOTO: EFE
Los trastornos de la conducta alimentaria en la primera infancia, que impiden al niño crecer y engorda,r pueden tener una causa orgánica o por una alteración del vínculo materno.
Agencia EFE | Mayo 8 de 2013Un bebé de meses que come poco, que vomita, que tiene alteraciones del sueño y que no gana peso, enciende la alarma para pensar que este, puede estar sufriendo de un trastorno de alimentación en la primera infancia (0 a 6 años).

Cuando el pediatra descarta una causa orgánica es necesario analizar otros factores, como el nerviosismo que la madre puede transmitirle durante la lactancia.

El Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid presta atención a estos trastornos de la conducta de forma integrada a través de las consultas de Nutrición-Gastroenterología, Psicología-Clínica y Atención Temprana-Logopedia ya que la alimentación es un proceso en el que las habilidades motrices, sensoriales y de interacción psicológica maduran influyendo unas en otras.

La pediatra Consuelo Pedrón Giner es la coordinadora de la Unidad Funcional de Trastornos de la Alimentación en la primera edad del Hospital Niño Jesús: “Poco a poco se ha ido creando un cuerpo de doctrina en el que están reconocidos estos trastornos, aquellos ligados a factores que pueden darse tanto en niños con enfermedades del cuerpo como los que no son orgánicos, pero que tengan que ver con la relación con la madre o con el entorno”.

La pediatra cita trastornos “como la deprivación materna o una madre muy nerviosa por lo que le hubiera podido pasar durante el embarazo o la lactancia, que no es capaz de hacer frente a esas cosas que le estaban ocurriendo y esa sensación de inquietud se la transmite al bebé”.

“Muchos niños no tienen nada -indica- y ahí es donde tenemos que trabajar con la familia, con la madre, y hacerle ver desde el punto de vista médico que el niño no está gravemente enfermo”.

“Lo que hacemos es atender a la madre, decirle que ha encontrado un médico que la entiende, que no la culpabilizará. Y le das capacidad para entender qué es lo que le pasa”. Añade la especialista. Hay muchos casos de padres “sobrepasados” en el cuidado del niño.


Una intervención temprana en estos trastornos de alimentación en los primeros años de vida es fundamental para la prevención de posibles alteraciones en el desarrollo emocional del niño y en la construcción de un vínculo afectivo estable con sus padres.

El papel del psicólogo es clave para tratar al niño en sí y con su grupo familiar y que permite romper el mecanismo de repetición que mantiene los síntomas de ese trastorno alimenticio.

Otro de los problemas que alertan a los especialistas, es la aversión alimentaria: niños que solo comen, por ejemplo, puré de un mismo color, de un sabor o de una textura concreta o, incluso, que no mastican.

La pediatra critica la actitud de algunos padres ante el temor de que su hijo se atragante, por lo que retrasan el momento de comenzar a introducir los sólidos en la alimentación, que se debe acometer entre los 7 y 10 meses de vida del menor.

Cómo detectar la Ebriorexia: Un transtorno alimenticio que te emborracha

http://www.minuto30.com/?p=130023

Publicado el  29 enero 2013 | 11:54AM  en  Vivir mejor  por  SoloDuque
La lista de trastornos alimentarios aumenta, ahora hay que añadir la Ebriorexia, un desorden caracterizado por una conjugación de diferentes conductas, no comer sometiéndose a una abstinencia alimenticia voluntaria, realizar un atracón y posteriormente provocar el vómito y como tónica dominante en ambas conductas, abusar de las bebidas alcohólicas, es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol.
Hay que decir que por el momento la ebriorexia (drunkorexia) no es un término oficial para nombrar al nuevo desorden alimentario, pero es el que se está adoptando por el momento para denominar el nuevo problema. Los denominados “ebrioréxicos” no quieren comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta, se podría decir que el término describe a las personas alcohólicas anoréxicas o bulímicas.
Los protagonistas de este trastorno alimentario son mayoritariamente mujeres y el alcohol básicamente es la única fuente de calorías con la que se sustentan, aunque existen casos de mayor gravedad en los que el alcohol es sustituido por drogas como las metanfetaminas con la única finalidad de inhibir el hambre.
La ebriorexia es más frecuente en las mujeres que en los hombres y suele darse en personas entre los 18 y 30 años.

Cómo detectar la ebriorexia

  • Consumo de alcohol. La ingesta de alcohol es desmedida y generalmente se hace a escondidas.
  • Atracones. Debido a la ausencia de calorías para brindarle al cuerpo la suficiente energía para funcionar adecuadamente, quien padece de ebriorexia suele tener atracones de comida.
  • Hinchazón de la cara y deterioro físico. Esto es un efecto de la inducción del vómito.
  • Características especificas de la bulimia y anorexia. Las personas que padecen de ebriorexia no suelen consumir alimentos delante de las personas, tienen una autoimagen desvalorizada y tienen miedo al aumento de peso.
  • Pérdida de cabello y problemas dentales. Debido a la ausencia de vitaminas y a la incitación del vómito.
  • Debilidad corporal y mal aspecto de la piel. También debido a la mala alimentación.
  • Conductas de aislamiento social y agresividad.
  • Pérdida de conciencia o desmayos.
La ebriorexia es un trastorno muy grave, procura una consulta con un médico especialista a la brevedad.
Con información de gastronomiaycia.com y salud.uncomo.com

sábado, 4 de mayo de 2013

La anorexia y la fibromialgia


Una de las consecuencias más complicadas y dolorosas de la anorexia, entre otras razones, es la fibromialgia. En mi caso, haber pasado por la anorexia por tantos años, sin haber sido diagnosticada, más otras complicaciones de salud, como han sido dos accidentes donde he tenido lesiones articulares y musculares y con un tratamiento casi inexistente, terminó generando esta condición, que hace muy dificil pasar el día sin dolor. 

He aprendido a entender el proceso, a comprender el origen de toda esta situación. Vivir con dolor no es fácil, porque agobia mucho, sentir uno y otro, a veces varios al tiempo, y la pregunta siempre es la misma: qué me pasa? finalmente, cuando me diagnosticaron la fibromialgia, entendí muchas cosas. Y pude comenzar a controlar la emoción y la mente. Sentir dolor hace que emocionalmente se sienta muy mal, es deprimente, es devastador, pero una vez se conoce el origen, entonces se puede abordar con otra mirada, sobre todo buscando el control.  Ya se muchas situaciones que pueden generar una crísis de fibro, puedo controlar muchas de estas, y otras no. Puedo evitar hacer esfuerzos grandes, que generan contracturas o desgarros musculares, mas no puedo evitar el dolor que me genera un día húmedo y lluvioso. Puedo controlar algunos efectos de la dieta, evitando comer ciertas cosas que afectan y favorecen la aparición de las crísis.

Sin duda alguna, lo que más afecta, es la incomprensión, la ignorancia y la intolerancia de muchas personas, especialmente de médicos. Esta condición aún está muy mal valorada, y digo valorada en términos clínicos: se desconocen muchos de los factores que la originan, pero hay muchos países donde ya se avanza a pasos agigantados en los diagnósticos y los nuevos descubrimientos van siendo muy reveladores. Falta sin duda, más difusión y mayor información para los sistemas de salud, mejor capacitación a los médicos generales e internistas, para que vayan entendiendo que esto no es una enfermedad mental ni un problema emocional. El tratamiento no funciona a base de antidepresivos, ni decirle a uno que tiene que aprender a manejar el "stress". 

Los nuevos resultados van mencionando problemas neurológicos, relacionados con la química del cerebro, con el tamaño de los vasos vasculares del mismo, la incidencia en 9 mueres por cada 10 pacientes, indica que hay algo también a nivel hormonal, y la forma en que en cada paciente se revela, es también muy imporante. En otras investigaciones, se ha descubierto que la dieta alta en gluten y azúcar, incide muchísimo en la aparición de brotes de fibro, por lo que van recomendando disminuir su consumo, al igual que lácteos y proteinas animales, especialmente en quienes han detectado que en su dieta, estos alimentos generan problemas digestivos constantes y crónicos. 

Seguir buscando respuestas, y soluciones es la base para que podamos llegar a tener una vida mejor. En mi caso, es más delicado, porque al tener nuevamente limitaciones en mi alimentación, debo evitar llegar a una crísis de anorexia, ya que el borde es muy sutil, y he visto, en muchas amigas que tienen el mismo diagnóstico, que en su mayoría, han pasado previamente por un trastorno alimenticio. Por lo tanto, hay también una relación muy clara entre haber padecido anorexia o bulimia, o cualquier otro trastorno alimentario, con la aparición posterior de la fibromialgia. 

Por lo tanto, hay que seguir buscando el controlar a tiempo el trastorno alimenticio, que seguramente está ligado a muchas otras cosas a nivel emocional y mental, pues las consecuencias, no se limitan a afectar el peso solamente, incide a largo plazo, y en forma permanente. Así que, sigamos buscando las soluciones, las respuestas y mejores tratamientos, más atención adecuada y si vemos que falta difundir la información correcta, hagámoslo, pues tras de nosotras, vienen muchas personas padeciendo en silencio este conjunto de problemas y quizás, nuestra voz, sirva para que puedan ser a su vez, escuchadas.