Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

sábado, 14 de septiembre de 2013

Todos sufrimos dolor

Todos sufrimos dolor en algún momento. Condiciones como la anorexia y la fibromialgia comparten niveles de dolor físico que pocos pueden creer sea real y solo quienes los tenemos que vivir, sabemos lo real que es. Aprender a entender qué es y cómo se genera el dolor nos permite controlarlo y buscar medios para avanzar en obtener una mejor calidad de vida.

------------

¿Qué es el dolor? http://fibromialgiaextremadura.blogspot.com/

Conocer cómo funciona nuestro cerebro es sin duda un paso, quizá el más importante, para entender por qué sentimos dolor. Los dolores sin causa física son un enigma que los expertos empiezan a resolver

   Los pacientes que sufren estas dolencias padecen un peregrinar por múltiples consultas de especialistas en busca de la causa de su dolor. Nunca la encuentran

Nuestro mundo, todo nuestro universo, toda nuestra realidad, exterior e interior, pasa y depende de un órgano vital. Un órgano que tamiza, filtra, escoge, decide, aprende, prevé, intuye, construye e incluso inventa nuestras sensaciones, nuestras percepciones y nuestras experiencias. Ese órgano es el cerebro, el más perfeccionado y evolucionado instrumento con el que contamos. Es un órgano que recibe datos, procesa información y toma decisiones; el alto mando de esa guerra diaria a la que llamamos vida, el comandante al cargo de lo que vemos, sentimos y experimentamos en cada momento.  Una de sus funciones más importantes es la de interpretar las señales y estímulos que recibe y actuar en consecuencia. En plena era de Internet podríamos comparar al cerebro como un eficiente gestor al mando de toda una serie de redes de datos e información, a partir de las cuales realiza predicciones y toma decisiones.

Alimentos y aditivos químicos que causan artritis, gota y fibromialgia


http://blog.productosecologicossinintermediarios.es/2012/01/alimentos-y-aditivos-quimicos-que-causan-artritis-gota-y-fibromialgia/
Alimentos y aditivos químicos que causan artritis, gota y fibromialgia
Ciertos alimentos y aditivos químicos disfrazados en los alimentos pueden agravar o causar dolor muscular y de articulaciones asociados con la artritis, gota y la fibromialgia. Evitar estos alimentos puede allanar el camino para la reducción de la inflamación, rigidez y dolor. Aunque puede ser un reto evitar algunos alimentos, tenga en cuenta que muchos de los alimentos le están causando problemas sistémicos generalizados que se traducen en dolor debilitante, por lo que no son sus amigos.
Verduras solanáceas
Las verduras solanáceas son menos conocidas por sus efectos nocivos, sin embargo, para algunas personas, comer cualquier belladona puede causar un dolor insoportable y discapacidad. Esta pequeña familia de verduras contiene una sustancia natural llamada solanina, cuando se consume, puede producir dolor en las articulaciones y los tejidos blandos, dando lugar a la artritis y brotes de fibromialgia. Las solanáceas incluyen los tomates, pimientos, patatas blancas, berenjenas y el tabaco. Debido a que varios de estos vegetales se incluyen en tantas recetas, se debe prestar especial atención a su eliminación de la dieta. Los fumadores que sufren de artritis pueden ver la posible causa y efecto de la relación del tabaco sobre su condición.
Purinas cargadas de proteínas
Las purinas son el subproducto de la digestión de las proteínas, y se descomponen en ácido úrico, la principal causa de la gota. Todas las proteínas producen algunas purinas, sin embargo, comer ciertos tipos de proteínas aumenta la posibilidad de provocar un ataque de gota. Las carnes rojas, vísceras y mariscos se consideran particularmente nocivas. Algunas personas son más sensibles a una proteína que a otra, por lo que cada uno debe supervisar los efectos sobre su enfermedad. Las proteínas de origen vegetal, carne ecológica de aves de corral y el pescado fresco son excelentes sustitutos de los alimentos eliminados.
Trigo y gluten
El trigo y el gluten de trigo están implicados en varias enfermedades, incluyendo ciertos tipos de artritis, la fibromialgia y trastornos digestivos, como el síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn y enfermedad celíaca. El trigo y el gluten son especialmente dañinos para el cuerpo cuando están altamente procesados, como en la harina blanca, donde los nutrientes son completamente despojados del grano. Las personas menos sensibles son capaces de comer productos derivados del trigo germinado, sin efectos negativos, sin embargo, seguir una dieta libre de gluten puede ayudar a reducir síntomas de las articulaciones más dolorosas.
Las grasas trans
La investigación ha demostrado que el consumo de grasas transgénicas puede contribuir a agravar el dolor músculo-esquelético y de la gota, la artritis y una serie de otras enfermedades. Una dieta que incluya el consumo regular de grasas cargadas de proteínas que se encuentran en la mayoría de las comidas rápidas pueden agravar o causar dolor a muchas personas con estas afecciones. Sustituir las grasas malas con grasas saludables como las que se encuentran en los aguacates, las aceitunas, el coco, las semillas de lino y sus aceites.
Los edulcorantes artificiales y glutamato monosódico
Los aditivos alimentarios y los conservantes y edulcorantes artificiales se utilizan en casi todos los productos envasados, y pueden causar una amplia gama de síntomas mentales y físicos, incluyendo dolor en las articulaciones y los músculos. Dolores articulares y de cuerpo, disfunción cognitiva, mareos y dolores de cabeza son sólo algunos de los efectos secundarios. Los edulcorantes artificiales estimulan el páncreas, que provoca un desequilibrio en los niveles de insulina y azúcar en la sangre y puede producir dolores en el cuerpo, así como trastornos digestivos graves y cáncer. Sustituya estos productos con especias para dar sabor a los alimentos y el uso de alimentos naturales como la miel cruda y la stevia como endulzante.
La mayoría de la gente debe experimentar una reducción en sus músculos y dolor en las articulaciones y una mejora general de su estado después de un período evitando estos alimentos peligrosos. Siempre consulte a un profesional de la salud antes de hacer cualquier cambio importante en su dieta.

Fibromialgia, una enfermedad real, no un cuento mental

Fibromialgia

Categoría: Salud,
redactado por: La Bioguia,
103
La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen “puntos hipersensibles” en el cuerpo. Estos se encuentran en áreas como: el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas. Los puntos hipersensibles duelen al presionarlos.
Las personas que padecen de fibromialgia pueden también tener otros síntomas, tales como:
  • Dificultad para dormir
  • Rigidez por la mañana
  • Dolores de cabeza
  • Periodos menstruales dolorosos
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies
  • Falta de memoria o dificultad para concentrarse (a estos lapsos de memoria a veces se les llama “fibroneblina”).
Puntos-sensibles-fibromialg

Fibromialgia


Alimentos a eliminar


  • Lácteos
  • Azúcar
  • Trigo
  • Carnes rojas
  • Café
  • Tabaco
Pueden ser sustituidos por:
  • Leches vegetales
  • Siropes, stevia.
  • Espelta, centeno, avena.
  • Malta, guarana, infusiones
Remedios naturales aconsejables :
  • ESPIRULINA en el desayuno.
  • MAGNESIO en ayunas-
  • GUARANA. BANANAS (para tener fuerza por la mañana)
  • Mezcla de plantas relajantes (Valeriana, Pasiflora y Avena) para estados de ansiedad, nerviosismo e insomnio.

Fuente:
http://www.niams.nih.gov
Saiku

domingo, 4 de agosto de 2013

Artículo compartido

Los mejores tratamientos alternativos para la fibromialgia.


http://www.unavidalucida.com.ar/2012/09/los-mejores-tratamientos-alternativos.html
Un nuevo tratamiento holístico ha probado en enfermos de fibromialgia, con tasas de remisión de 10 años. El protocolo incluye: localización de alergias, la restauración de una buena digestión, el establecimiento de un saludable ácido a alcalino equilibrio y el sistema inmunológico, comer alimentos alcalinos, y tomar suplementos para eliminar los radicales libres.

Los suplementos recomendados en el protocolo incluyen magnesio, citrato de colina, glutamina, flavonoides (quercetina dihidratada especialmente), minerales y ácidos grasos esenciales. Muchos pacientes que padecen fibromialgia son deficientes en la mayoría, si no todos, de estos nutrientes.

Además, los que tienen mala digestión son tratados con probióticos, mientras que aquellos con una infección por hongos deben tomar el ascorbato, el magnesio y el citrato de colina.

Los pacientes de Homeopatía que tomaron cualquiera, Arnica, Bryonia o Rhus Tox durante tres meses mejoraron significativamente.

Estudios con la acupuntura con 29 pacientes, informaron de una reducción del dolor y los puntos sensibles. En un estudio con 70 pacientes con electro-acupuntura, todos significativamente mejoraron en comparación con un procedimiento simulado.

En terapia con masaje se observó una reducción del dolor en función del número de masajes que tenían. Hubo también una disminución en los niveles de mioglobina de sangre, que algunos creen que es una de las principales causas del dolor muscular en la fibromialgia.

Fuente:  healthy.net
Investigación y Traducción al español: equipo de Vida Lúcida.

NOTA: Todo el contenido publicado en este sitio es el comentario, opinión, investigación o testimonio perteneciente a diversas fuentes. Vida Lúcida no se hace responsable ni asume responsabilidad por el uso o mal uso de la información de los autores que han contribuido. Para descarga de responsabilidades ver nota al pié de página. Siempre consulta a un verdadero especialista antes de hacer cualquier dieta.

sábado, 29 de junio de 2013

Resúmen de datos sobre la anorexia

Esta es una buena recopilación de los datos básicos de esta enfermedad. Como siempre, quedan por fuera las demás razones que la generan, y mezcla un poco la bulimia con la anorexia. Cabe aclarar que NO siempre están juntas, y NO siempre tienen que darse simultaneamente en una persona. La bulimia como la anorexia, pueden presentarse en forma aislada, temporal o constante. Y también falta agregar, que están asociadas a otro tipo de adicciones: sean tóxicas o principalmente, NO TÓXICAS: es decir, a estados de ansiedad, depresión, o post traumáticas.

Dentro de tanta basura que se difunde en los medios sobre los trastornos alimenticios, que solo contribuyen a complicar la situación para quienes la hemos padecido, y aún más para quienes la sufren, repito, esta es una recopilación seria y objetiva que ayuda a ilustrar. Recopila en gran parte mucho de lo que tengo aquí en varias entradas antiguas.

Solo quiero recalcar para finalizar, que NO es todo lo que sucede con los trastornos alimenticios. Esta es solo la punta del iceberg que se difunde popularmente y que conocen los médicos, el resto, la gran masa oculta, permanece así, oculta.

ACR 
------------------

¿Qué es la anorexia?

http://www.unavidalucida.com.ar/2013/06/que-es-la-anorexia.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+blogvidalucida+%28Blog+Vida+L%C3%BAcida%29 La anorexia nerviosa es un conjunto de trastornos graves de la conducta alimentaria que comprende periodos de privación del consumo de alimentos (anorexia), alternados en ocasiones con periodos compulsivos de ingesta alimentaria y purga (bulimia), asociados ambos periodos a otros trastornos de la conducta alimentaria no especificados.

Las personas diagnosticadas de anorexia nerviosa presentan un índice de masa corporal (IMC) y peso corporal muy inferiores a los correspondientes a su edad, altura y sexo (por debajo de 18-19 se considera bajo peso y de 17 infrapeso severo). Este bajo índice de peso corporal viene ocasionado en más del 50% de los pacientes, además de por la privación alimentaria, por el abuso descontrolado de laxantes o diuréticos, generación de vómito autoinducido y sesiones de ejercicio extenuantes con el fin de perder peso.

En todos los casos los pacientes no suelen ser capaces de reconocer su problema de delgadez extrema, dado que no son conscientes de su estado, negando de forma categórica su condición, e incluso aislándose de las personas cercanas porque consideran que quieren hacerles “engordar más”, y que el problema de visión de la realidad lo tiene su entorno y no ellos.


Esta patología es de muy rara aparición antes de la pubertad y suele afectar en un mayor porcentaje a las chicas, aunque cada vez se está adelantando más la edad de aparición y equiparando el porcentaje de casos entre ambos sexos. Como promedio, se considera que la anorexia nerviosa aparece en torno a los 17 años. Cuanto más temprana sea la edad de aparición y más precoz su detección y tratamiento, mejor pronóstico de curación hay. Por encima de los 40 años resulta infrecuente. Su prevalencia se ha establecido en un caso por cada 100 a 250 habitantes.

Causas y factores de riesgo de la anorexia

Es extremadamente complicado establecer parámetros comunes responsables de este trastorno alimentario debido sobre todo a su componente psicológico y a la gran variación de signos y síntomas entre unos pacientes y otros.

Los estudios desarrollados que han intentado determinar la etiopatogenia (origen de la patología) de la enfermedad no han sido concluyentes, apuntando como origen la suma de algunos de estos factores predisponentes:

Factores individuales

Se ha hablado de un posible componente genético ligado a la presencia del gen 5HT-2A, detectado en un gran número de pacientes diagnosticados de este desorden alimentario y activado por situaciones de malnutrición. Diversos estudios de concordancia gemelar apoyan este posible componente genético.

Se ha detectado un aumento de la actividad serotoninérgica que parece estar muy ligado a la disminución de la ingesta de alimentos y a alteraciones de la conducta. Igualmente se han observado, a través de pruebas de imagen, alteraciones anatómicas y metabólicas en los sujetos con anorexia, que podrían estar ligadas a la presencia de la enfermedad.

Finalmente, se ha relacionado de forma predominante la presencia de esta enfermedad con alteraciones psiquiátricas como depresión mayor o trastorno obsesivo-compulsivo.

Factores familiares

Presencia de alcoholismo y/o trastornos psiquiátricos en familiares de primer grado (padres y hermanos).

Factores culturales

Cánones de belleza inalcanzables impuestos por la sociedad y un excesivo culto al cuerpo.

Además de estos factores, el inicio de dietas restrictivas es un factor precipitante de la enfermedad.

Tipos de anorexia

Se diferencian dos tipos de anorexia, observándose en ambos grupos de pacientes un pequeño porcentaje que presenta un único episodio aislado, un porcentaje mucho mayor adopta un patrón fluctuante y alternativo de ganancia de peso y recaída, y un último grupo no supera el primer episodio y desarrolla deterioro crónico a lo largo de los años.

Independientemente del tipo de anorexia nerviosa desarrollada, diversos estudios han demostrado que estos pacientes suelen presentar patrones de depresión y ansiedad previos al desarrollo del trastorno, los cuales se mantienen o, incluso, aumentan, a lo largo de la enfermedad y, en un porcentaje significativo, persisten una vez superada la anorexia, especialmente la depresión.

Anorexia nerviosa restrictiva

Se trata de un cuadro clínico donde los pacientes logran un bajo peso a través de dietas muy restrictivas, ayuno muy prolongado, y abundante ejercicio de intensidad elevada. Estos pacientes no recurren a atracones compulsivos y purgas posteriores.

Anorexia nerviosa purgativa/compulsiva

Son pacientes que recurren de forma puntual o sistemática a atracones o purgas (vómitos, laxantes, diuréticos…). Existe un subgrupo que no presenta atracones pero sí recurren a la purga de forma sistemática. Debido a la pérdida del control de los impulsos propio de este grupo, estos sujetos son más susceptibles de padecer una mayor variabilidad emocional, así como de sucumbir al consumo de sustancias adictivas (alcohol, tabaco, etcétera).

Síntomas de la anorexia

Existen determinados signos y síntomas que hacen sospechar que una persona puede estar padeciendo anorexia nerviosa, no obstante, el diagnóstico, tratamiento y seguimiento siempre deben ser realizados por un profesional sanitario especialista. Estos signos son:

Signos de la anorexia

- Pérdida excesiva de peso en un corto espacio de tiempo.
- Sentimiento constante de obesidad no fundado y deseo férreo de seguir adelgazando, con control activo (mirarse repetidamente al espejo, pesarse varias veces al día, contar las calorías…).
- Retraso del crecimiento y desarrollo (en niños y adolescentes).
- Alteraciones de la menstruación o ausencia de esta.
- Realización de ejercicio físico constante y excesivo.
- Empleo de ropa holgada, principalmente pantalones.
- Evitar comidas en compañía.
- Huir de la mesa después de comer.
- Disimular la comida para no ingerirla (partir en trozos pequeños y esparcirla por el plato, tirarla al suelo, esconderla…).
- Aislamiento progresivo y pérdida de vínculos sociales.
- Alteraciones anímicas con tendencia a la depresión y la ansiedad.
- Obsesión por el contenido calórico de todo lo que se consume, tomando solo alimentos bajos en calorías.
- Empleo no controlado de diuréticos y laxantes.
- Baja autoestima.

Síntomas de la anorexia

En el ámbito clínico los principales síntomas de anorexia nerviosa son:

- Sequedad de la piel, con posibilidad de presencia de grietas.
- Aparición de vello fino (lanugo) en mejillas, espalda, muslos y antebrazos.
- Pigmentación amarillenta en la piel, principalmente en las plantas de los pies y las palmas de las manos. Esto se debe a un aumento de carotenos en sangre (precursores de la vitamina A) por un trastorno en su metabolismo.
- Extremidades frías.
- Uñas quebradizas y caída de cabello.
- Hipertrofia de las glándulas salivares, como las glándulas parótidas y las glándulas submandibulares.
- Alteraciones dentales, con tendencia a la corrosión del esmalte dental y presencia de caries. Esto es especialmente patente en pacientes que se purgan a través de la autoinducción del vómito.
- Alteraciones gastrointestinales: flatulencia, hinchazón, dolor abdominal y estreñimiento (excepto si se emplean laxantes que pueden ocasionar diarreas que alteran el equilibrio electrolítico).
- Alteraciones cardiovasculares: tensión baja (hipotensión), descenso de la frecuencia cardiaca (bradicardia), alteraciones del ritmo cardiaco (arritmias), etcétera.
- Alteraciones del riñón: indicativos de un mal funcionamiento. Pueden encontrarse niveles de potasio bajos (hipopotasemia), niveles elevados de compuestos derivados del nitrógeno (azotemia), y elevación de los niveles de creatinina sérica.
- Hemograma: niveles bajos de glóbulos rojos (anemia) y glóbulos blancos (leucopenia).
- Niveles bioquímicos: niveles bajos de glucosa (hipoglucemia), aumento de triglicéridos, transaminasas y del proteinograma general, así como del colesterol (hipercolesterolemia). Si el paciente, además, suele emplear purgantes, enemas, o se autoinduce el vómito, existen otros parámetros específicos alterados.


Diagnóstico de la anorexia

El diagnóstico de esta enfermedad se basa en:

- Una entrevista con el paciente y su entorno familiar más cercano, y revisión de su historia clínica y antecedentes familiares.
- Una exploración física y evaluación del ritmo cardiaco, presión sanguínea y frecuencia respiratoria.
- Pruebas clínicas complementarias: hemograma, bioquímica, etc.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) de la Sociedad Americana de Psiquiatría, los cuatro criterios diagnósticos principales de la anorexia nerviosa son:

- Rechazo tajante a lograr y mantener un peso corporal igual o superior al valor mínimo normal considerado en función de la edad y la talla. Por lo general, el peso es inferior al 85% del mínimo correspondiente a la edad y talla.
- Terror patológico a la ganancia de peso y a la conversión en una persona obesa.
- Alteración de la autopercepción del peso y silueta corporal, con exageración de su importancia en la capacidad de autoevaluación, y negación de los riesgos que supone un bajo peso corporal mantenido.
- Amenorrea en mujeres pospuberales (desaparición de al menos tres ciclos menstruales).

Claves en el diagnóstico de la anorexia

La 10º versión de la clasificación estadística internacional de enfermedades y otros problemas de salud (CIE-10) mantiene aproximadamente los mismos criterios de diagnóstico de la anorexia, aunque un poco más ampliados, indicando:

- Pérdida de peso significativa conseguida mediante la evitación de alimentos “que engorden”, y dos o más de los siguientes síntomas: vómitos autoinducidos, empleo de laxantes, ejercicio físico excesivo, uso de diuréticos o inhibidores del apetito.
- Psicopatología específica con idea sobrevalorada y obsesiva de horror hacia la gordura o la flacidez, lo que implica que el paciente se autoimpone un umbral de bajo peso no justificado.
- Presencia de trastornos en el eje hipotálamo-hipofisario-gonadal que se manifiestan en el varón como falta de interés sexual e impotencia y, en la mujer, como amenorrea. Puede haber niveles elevados de GH y cortisol, anormalidades en la secreción de insulina, y cambios en el metabolismo periférico de la hormona tiroidea.
- En caso de aparición prepuberal, el crecimiento se ve interrumpido, con falta o ausencia total del desarrollo de los pechos y aparición de amenorrea primaria en las niñas y, en el caso de los niños, los genitales permanecen juveniles.

Con la recuperación, estos síntomas se revierten y se continúa con el desarrollo normal de la pubertad, excepto por el retraso de la menarquia.

Prevención de la anorexia

La detección precoz y ponerse en manos de especialistas para seguir un tratamiento adecuado son las mejores armas para combatir la anorexia, una vez establecida la enfermedad. Sin embargo, es mejor prevenir su aparición con la difusión de programas de prevención y promoción de la Salud en los ámbitos familiares, educativos y sociales, que permitirían reducir el número de personas que desarrollan trastornos alimentarios cuyas consecuencias pueden repercutir sobre su salud de forma irreversible.
Prevenir la anorexia desde la infancia

Estas son algunas claves que te ayudarán a prevenir la anorexia en tus hijos o familiares de corta edad:

- Enseñar a los niños desde pequeños, tanto en casa como en la escuela, la importancia de unos correctos hábitos alimenticios.
- Comer en familia siempre que sea posible, convirtiendo el momento de la comida en una reunión agradable en la que se intercambian las vivencias del día.
- Los menús deben ser variados e incluir todos los tipos de alimentos necesarios para una correcta nutrición.
- Salvo que existan razones de salud, no se deben excluir alimentos de la dieta del niño, pues todos son necesarios en su justa medida, aunque sí se debe limitar el consumo de dulces y postres industriales, sustituyéndolos, en la medida de lo posible, por otros hechos en casa.
- Probar con distintas verduras y frutas hasta encontrar las que más le agraden. Aunque no le guste la coliflor, puede que le encanten las espinacas.
- Establecer horarios de comida regulares. Mejor si la comida se reparte en cuatro o cinco tomas a lo largo del día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).
- Fomentar su autoestima. Es importante que conozca sus capacidades y limitaciones, y aprenda a sentirse a gusto consigo mismo. Esto evitará futuros complejos.
- Reforzar su autonomía y estimularle para que tenga sus propias opiniones y resulte menos vulnerable a los mensajes de los medios de comunicación y la publicidad que transmiten la idea de que tener un cuerpo perfecto es sinónimo de éxito y felicidad, olvidando los valores de las personas.
- Comentar con el niño estos mensajes sobre estética y alimentación que difunden los medios de comunicación, razonando lo que es cierto y lo que no, y enseñándole a valorar la salud por encima de los condicionamientos estéticos.
- No proponerle metas, ni académicas ni deportivas, que superen sus capacidades, para evitar frustraciones.
- Animarle a practicar ejercicio con regularidad. Es bueno para su salud y le ayudará a mantenerse en forma.
- Facilitar sus relaciones sociales y su participación en actividades extraescolares, excursiones, visitas culturales programadas por el colegio, etc. Si se siente integrado socialmente, es difícil que al crecer piense que le van a rechazar por no cumplir unos cánones de belleza concretos.
- Establecer una buena comunicación dentro del ámbito familiar, para que el niño se sienta seguro, y sea capaz de buscar el consejo y la ayuda de su propia familia cuando se enfrente a situaciones que le resulten difíciles o estresantes.


Prevención de la anorexia en la adolescencia

- La mayoría de los casos de anorexia se dan en mujeres con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años. Jóvenes que han recibido un falso mensaje que ensalza la delgadez como la representación del éxito, la felicidad, lo correcto y lo natural. El deseo de cambiar el aspecto físico no implica que se padezca una enfermedad mental, pero sí incrementa las posibilidades de desarrollar un trastorno alimentario cuando se convierte en una obsesión y se adoptan conductas inapropiadas. La adolescencia es una etapa especialmente vulnerable porque la personalidad no está suficientemente formada, de ahí la importancia de establecer programas de prevención de la anorexia, para evitar el desarrollo de este y otros trastornos alimentarios.
- Los educadores en contacto con adolescentes juegan un papel muy importante en la detección precoz de los trastornos alimentarios, y deben avisar a los familiares si observan alteraciones emocionales o cambios en el comportamiento o el aspecto físico de los jóvenes.
- Si el joven necesita perder peso por motivos de salud, debe hacerlo siempre bajo control médico y con el conocimiento de los padres. Si estos observan que el deseo de perder peso está injustificado, o que el joven empieza a reducir sin motivo la cantidad de comida, deben consultar inmediatamente con un especialista.
- Los familiares deben evitar hacer comentarios despectivos sobre el aspecto físico de otras personas. Se puede criticar una mala acción o el mal carácter de alguien, pero no burlarse de su fealdad o gordura.
- En esta misma línea, se debe enseñar al adolescente a valorar las virtudes de los otros en vez de juzgarlos por su aspecto físico.
- Favorecer la integración y convivencia entre personas procedentes de distintos ámbitos sociales y culturales, ayuda al adolescente a comprender que ser diferente no significa ser peor ni mejor.
- Potenciar su autoestima para que valore sus cualidades y capacidades y no se avergüence de sus limitaciones.
- Un ambiente familiar positivo, sin caer en la sobreprotección, proporcionará al adolescente la seguridad y el apoyo necesarios para superar sus problemas.

Fuente: www.webconsultas.com

lunes, 13 de mayo de 2013

Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades


Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades

LOCALES

09/05/2013

Anorexia una enfermedad que afecta a las sociedades
Anorexia, flagelo de la sociedad.
Por: RCN La Radio

Medellín y Barranquilla son las ciudades donde más casos de anorexia se presentan en el país consideró Sandra Luventhal de la página web anorexiapolice.org

La experta reveló que "desde los 8 años niños y niñas están sufriendo de anorexia en Colombia".

"El dolor del hambre es terrible, el hambre duele y hay niñas que se cortan la piel, a los lados del ombligo, para mitigar el dolor del hambre", describió Sandra Leventhal.

Agregó que la anorexia sigue siendo un tabú y aunque hay nutricionistas y especialistas, no está completamente cobijada como un prioridad en salud pública.

"Por cada 3 mujeres que sufre de anorexia, hay un hombre que también la sufre", precisó Sandra Leventhal directora de anorexiapólice.org 



Texto copiado de www.rcnradio.com - Conozca el original enhttp://www.rcnradio.com/noticias/anorexia-una-enfermedad-que-afecta-las-sociedades-65299#ixzz2TBaF7gDc

Aprenda a reconocer los trastornos alimenticios en la primera infancia

 
 
http://www.caracol.com.co/noticias/actualidad/aprenda-a-reconocer-los-trastornos-alimenticios-en-la-primera-infancia/20130508/nota/1894991.aspx Cuidado con las señales de alerta que pueden determinar si un niño padece de un trastorno alimenticio. FOTO: EFE
Los trastornos de la conducta alimentaria en la primera infancia, que impiden al niño crecer y engorda,r pueden tener una causa orgánica o por una alteración del vínculo materno.
Agencia EFE | Mayo 8 de 2013Un bebé de meses que come poco, que vomita, que tiene alteraciones del sueño y que no gana peso, enciende la alarma para pensar que este, puede estar sufriendo de un trastorno de alimentación en la primera infancia (0 a 6 años).

Cuando el pediatra descarta una causa orgánica es necesario analizar otros factores, como el nerviosismo que la madre puede transmitirle durante la lactancia.

El Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid presta atención a estos trastornos de la conducta de forma integrada a través de las consultas de Nutrición-Gastroenterología, Psicología-Clínica y Atención Temprana-Logopedia ya que la alimentación es un proceso en el que las habilidades motrices, sensoriales y de interacción psicológica maduran influyendo unas en otras.

La pediatra Consuelo Pedrón Giner es la coordinadora de la Unidad Funcional de Trastornos de la Alimentación en la primera edad del Hospital Niño Jesús: “Poco a poco se ha ido creando un cuerpo de doctrina en el que están reconocidos estos trastornos, aquellos ligados a factores que pueden darse tanto en niños con enfermedades del cuerpo como los que no son orgánicos, pero que tengan que ver con la relación con la madre o con el entorno”.

La pediatra cita trastornos “como la deprivación materna o una madre muy nerviosa por lo que le hubiera podido pasar durante el embarazo o la lactancia, que no es capaz de hacer frente a esas cosas que le estaban ocurriendo y esa sensación de inquietud se la transmite al bebé”.

“Muchos niños no tienen nada -indica- y ahí es donde tenemos que trabajar con la familia, con la madre, y hacerle ver desde el punto de vista médico que el niño no está gravemente enfermo”.

“Lo que hacemos es atender a la madre, decirle que ha encontrado un médico que la entiende, que no la culpabilizará. Y le das capacidad para entender qué es lo que le pasa”. Añade la especialista. Hay muchos casos de padres “sobrepasados” en el cuidado del niño.


Una intervención temprana en estos trastornos de alimentación en los primeros años de vida es fundamental para la prevención de posibles alteraciones en el desarrollo emocional del niño y en la construcción de un vínculo afectivo estable con sus padres.

El papel del psicólogo es clave para tratar al niño en sí y con su grupo familiar y que permite romper el mecanismo de repetición que mantiene los síntomas de ese trastorno alimenticio.

Otro de los problemas que alertan a los especialistas, es la aversión alimentaria: niños que solo comen, por ejemplo, puré de un mismo color, de un sabor o de una textura concreta o, incluso, que no mastican.

La pediatra critica la actitud de algunos padres ante el temor de que su hijo se atragante, por lo que retrasan el momento de comenzar a introducir los sólidos en la alimentación, que se debe acometer entre los 7 y 10 meses de vida del menor.

Cómo detectar la Ebriorexia: Un transtorno alimenticio que te emborracha

http://www.minuto30.com/?p=130023

Publicado el  29 enero 2013 | 11:54AM  en  Vivir mejor  por  SoloDuque
La lista de trastornos alimentarios aumenta, ahora hay que añadir la Ebriorexia, un desorden caracterizado por una conjugación de diferentes conductas, no comer sometiéndose a una abstinencia alimenticia voluntaria, realizar un atracón y posteriormente provocar el vómito y como tónica dominante en ambas conductas, abusar de las bebidas alcohólicas, es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol.
Hay que decir que por el momento la ebriorexia (drunkorexia) no es un término oficial para nombrar al nuevo desorden alimentario, pero es el que se está adoptando por el momento para denominar el nuevo problema. Los denominados “ebrioréxicos” no quieren comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta, se podría decir que el término describe a las personas alcohólicas anoréxicas o bulímicas.
Los protagonistas de este trastorno alimentario son mayoritariamente mujeres y el alcohol básicamente es la única fuente de calorías con la que se sustentan, aunque existen casos de mayor gravedad en los que el alcohol es sustituido por drogas como las metanfetaminas con la única finalidad de inhibir el hambre.
La ebriorexia es más frecuente en las mujeres que en los hombres y suele darse en personas entre los 18 y 30 años.

Cómo detectar la ebriorexia

  • Consumo de alcohol. La ingesta de alcohol es desmedida y generalmente se hace a escondidas.
  • Atracones. Debido a la ausencia de calorías para brindarle al cuerpo la suficiente energía para funcionar adecuadamente, quien padece de ebriorexia suele tener atracones de comida.
  • Hinchazón de la cara y deterioro físico. Esto es un efecto de la inducción del vómito.
  • Características especificas de la bulimia y anorexia. Las personas que padecen de ebriorexia no suelen consumir alimentos delante de las personas, tienen una autoimagen desvalorizada y tienen miedo al aumento de peso.
  • Pérdida de cabello y problemas dentales. Debido a la ausencia de vitaminas y a la incitación del vómito.
  • Debilidad corporal y mal aspecto de la piel. También debido a la mala alimentación.
  • Conductas de aislamiento social y agresividad.
  • Pérdida de conciencia o desmayos.
La ebriorexia es un trastorno muy grave, procura una consulta con un médico especialista a la brevedad.
Con información de gastronomiaycia.com y salud.uncomo.com

sábado, 4 de mayo de 2013

La anorexia y la fibromialgia


Una de las consecuencias más complicadas y dolorosas de la anorexia, entre otras razones, es la fibromialgia. En mi caso, haber pasado por la anorexia por tantos años, sin haber sido diagnosticada, más otras complicaciones de salud, como han sido dos accidentes donde he tenido lesiones articulares y musculares y con un tratamiento casi inexistente, terminó generando esta condición, que hace muy dificil pasar el día sin dolor. 

He aprendido a entender el proceso, a comprender el origen de toda esta situación. Vivir con dolor no es fácil, porque agobia mucho, sentir uno y otro, a veces varios al tiempo, y la pregunta siempre es la misma: qué me pasa? finalmente, cuando me diagnosticaron la fibromialgia, entendí muchas cosas. Y pude comenzar a controlar la emoción y la mente. Sentir dolor hace que emocionalmente se sienta muy mal, es deprimente, es devastador, pero una vez se conoce el origen, entonces se puede abordar con otra mirada, sobre todo buscando el control.  Ya se muchas situaciones que pueden generar una crísis de fibro, puedo controlar muchas de estas, y otras no. Puedo evitar hacer esfuerzos grandes, que generan contracturas o desgarros musculares, mas no puedo evitar el dolor que me genera un día húmedo y lluvioso. Puedo controlar algunos efectos de la dieta, evitando comer ciertas cosas que afectan y favorecen la aparición de las crísis.

Sin duda alguna, lo que más afecta, es la incomprensión, la ignorancia y la intolerancia de muchas personas, especialmente de médicos. Esta condición aún está muy mal valorada, y digo valorada en términos clínicos: se desconocen muchos de los factores que la originan, pero hay muchos países donde ya se avanza a pasos agigantados en los diagnósticos y los nuevos descubrimientos van siendo muy reveladores. Falta sin duda, más difusión y mayor información para los sistemas de salud, mejor capacitación a los médicos generales e internistas, para que vayan entendiendo que esto no es una enfermedad mental ni un problema emocional. El tratamiento no funciona a base de antidepresivos, ni decirle a uno que tiene que aprender a manejar el "stress". 

Los nuevos resultados van mencionando problemas neurológicos, relacionados con la química del cerebro, con el tamaño de los vasos vasculares del mismo, la incidencia en 9 mueres por cada 10 pacientes, indica que hay algo también a nivel hormonal, y la forma en que en cada paciente se revela, es también muy imporante. En otras investigaciones, se ha descubierto que la dieta alta en gluten y azúcar, incide muchísimo en la aparición de brotes de fibro, por lo que van recomendando disminuir su consumo, al igual que lácteos y proteinas animales, especialmente en quienes han detectado que en su dieta, estos alimentos generan problemas digestivos constantes y crónicos. 

Seguir buscando respuestas, y soluciones es la base para que podamos llegar a tener una vida mejor. En mi caso, es más delicado, porque al tener nuevamente limitaciones en mi alimentación, debo evitar llegar a una crísis de anorexia, ya que el borde es muy sutil, y he visto, en muchas amigas que tienen el mismo diagnóstico, que en su mayoría, han pasado previamente por un trastorno alimenticio. Por lo tanto, hay también una relación muy clara entre haber padecido anorexia o bulimia, o cualquier otro trastorno alimentario, con la aparición posterior de la fibromialgia. 

Por lo tanto, hay que seguir buscando el controlar a tiempo el trastorno alimenticio, que seguramente está ligado a muchas otras cosas a nivel emocional y mental, pues las consecuencias, no se limitan a afectar el peso solamente, incide a largo plazo, y en forma permanente. Así que, sigamos buscando las soluciones, las respuestas y mejores tratamientos, más atención adecuada y si vemos que falta difundir la información correcta, hagámoslo, pues tras de nosotras, vienen muchas personas padeciendo en silencio este conjunto de problemas y quizás, nuestra voz, sirva para que puedan ser a su vez, escuchadas.    

sábado, 30 de marzo de 2013

Reflexiones

Hace mucho no escribo mis reflexiones sobre este trastorno, debido a que me he centrado en conocer y controlar los orígenes y asumir las consecuencias a nivel físico que ha derivado. 

Ha sido importante conocer, desde el tratamiento clínico, que también tengo un trastorno obsesivo compulsivo, pues al analizar con el terapeuta todas las particularidades emocionales, mentales y conductuales del toc, pude entender que, la anorexia es tan solo una manifestación de este.   

El miedo y demás factores que con el tiempo me fueron generando este trasnorno alimenticio, con conductas claramente propias de una adicción, fueron potenciados por el toc, y entenderlo, en el último año, me ha permitido poner en control total a la anorexia.  Finalmente, ya hace casi 10 meses, mi terapeuta me ha declarado en remisión.  No significa que deba bajar la guardia, no puedo hacerlo, ya que si tengo en cuenta que estas enfermedades están ligadas directamente entre sí, y son patrones de comportamiento guiados por la forma en que pienso, tengo que observar cuidadosamente ese aspecto de mi ser, cada día.  

Adicionalmente, me fue diagnosticada fibromialgia, condición que no es nada sencilla de vivir, y no está asociada al toc, o como me han dicho varios médicos, es una enfermedad mental, es la "incapacidad de manejar el estres", lo que indica un enorme vacío informativo por parte del sistema médico mundial...

Al unir todas las cosas, he logrado tener un panorama mucho más preciso de mi condición de salud, y ver como cada uno de estos aspectos incide en mi vida.  Poner en control el dolor, pone en control el pensamiento y la anorexia.  He logrado superar mucho del miedo a comer, y recuperar gran parte del peso que debo tener, y ya hace 8 meses, lo sostengo sin ninguna dificultad.  Lamentablemente, no he podido recuperar la capacidad para comer todo tipo de alimentos, ya que el deterioro sufrido en mi sistema fue muy grande, y la fibromialgia (asociada a accidentes que generaron lesiones articulares y musculares), influye mucho en mantener una condición inflamatoria muy dolorosa y molesta.  Aún así, he logrado armar una dieta que me ayuda a tener la masa muscular y grasa corporal adecuadas a mi tamaño y edad.

Entender también, que una de las manifestaciones más graves del toc es la anorexia, he investigado mucho para entender y conocer, cuales son los patrones de comportamiento detonantes para identificarlos a tiempo y poder corregirlos.  Ser muy consciente de esto, me permite entender que esto es un trabajo muy interno, diario, de mí con yo, como se dice popularmente, y que sí hay muchos recursos terapeúticos para ir cambiando esos patrones de pensamiento que me afectan tanto.  Por ejemplo, el miedo a estar en reuniones sociales, a estar en grupos de muchas personas, a hablar en público, a mostrar lo que sé hacer por temor a ser criticada, inclusive, mi temor al agua en movimiento.  Algunos de estos aspectos me han afectado mucho toda mi vida, y han reducido mis habilidades sociales, al identificarlos, puedo entonces trabajarlos y confío en que en algún momento de mi vida, los podré cambiar.  

Uno de los momentos en que más me centro en identificar y trabajar mi mente, es cuando el dolor me tiene agobiada, pues la sensación de incapacidad que generan las constantes y diarias crísis de la fibromialgia, hace que deb a concentrarme mucho en hacer mis tareas diarias con más esfuerzo que antes, y lidiar la frustración que genera el no poder tener el tratamiento adecuado por limitaciones económicas, requiere un enorme esfuerzo.

La forma en que se relacionan el Toc, la anorexia y la fibromialguia es quizás, el mayor avance en este último año en mi tratamiento, puesto que el orígen clínico de las tres está ligado entre sí, y la fibro, que fue surgiendo lentamente entre las crísis de la anorexia, se complicó con dos accidentes que me generaron lesiones articulares importantes, y que al estar constantemente inflamadas, la volvió permanente.  Ahora bien, hay que tener muy en cuenta, que no es solo "manejo del estres", pues tener una condición médica donde el sistema inmune se deprime, te deja muy vulnerable a cualquier vírus o a que cualquier situación de salud se complique de formas muy complejas.  Esto lo he estado viviendo en los últimos dos años, y afortunadamente, he logrado finalmente, encontrar una doctora que me ha dado muchas luces para poder entender la fibro y sus consecuencias.  

Concluyendo en el cuadro clínico actual, que el sistema inmune está deprimido, lo ideal es poder subirlo de algún modo, y para ello, lo mejor es hacerlo con la dieta.  Dentro de las limitaciones actuales, busco mantener los probióticos en forma permanente, ya que si logro subir las defensas en forma natural, muy probablemente, la fibro disminuirá y por lo tanto, el dolor físico que me implica comer y la intolerancia a muchos alimentos importantes, desaparecerá. 

Nuevamente invito a quienes me leen y viven a su modo estas dificiles condiciones clínicas, a que investigen los orígenes a todo nivel: emocional, mental y físico.  En los emocionales, conocer y recapitular la vida, no es un afán por revivir el pasado, es un proceso de conocer, aceptar, asumir y perdonar cuando es necesario, de recordar y adoptar mejores estrategias ante situaciones diversas, y de poder avanzar.  En lo mental, entender que hay muchos niveles de trastornos mentales que no necesariamente son tan severos como para impedir llevar una vida normal, pero sí que la afectan lo suficiente para que no se pueda hacer todo lo que se desea.  Poner a favor el toc, al dibujar, al introducir cambios en mi forma habitual de trabajar, de hacer las cosas y de hablar, me ha ayudado mucho también en lo emocional, y a entender cuando el dolor físico es tan alto, que no debo ceder el control y tomar medidas más adecuadas.   

En resúmen, la anorexia y la fibro, en mi caso, son solo unas raices del enorme árbol que es el toc.  Como buena amante de la jardinería, hago la comparación de mantener podadas las ramas, limpiar las raíces periódicamente, para mantenerlo en un tamaño que pase desapercibido y no vuelva a controlar mi vida. 

Para tener en cuenta:

http://www.unavidalucida.com.ar/2013/03/10-signos-que-te-indican-si-eres.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+blogvidalucida+%28Blog+Vida+L%C3%BAcida%29

10 Signos que te indican si eres intolerante al gluten.


Por la Dra. Amy Myers.

Más de 55 enfermedades se han relacionado con el gluten, la proteína que se encuentra en el trigo, el centeno, y la cebada. Se estima que el 99% de las personas que tienen intolerancia al gluten o cualquier enfermedad celíaca no son diagnosticados. Asimismo, se estima que hasta un 15% de la población de EE.UU. es intolerante al gluten.

Si tienes cualquiera de los siguientes síntomas podría ser una señal de que tienes intolerancia al gluten:

1. Problemas digestivos como estreñimiento, gases, hinchazón, y diarrea. Puede existir estreñimiento especialmente en los niños después de comer gluten.

2. Queratosis pilaris, (también conocido como "piel de gallina" en la parte posterior de los brazos). Esto tiende ser como resultado de una deficiencia de ácido graso y deficiencia de vitamina A secundando a la mala absorción de grasa causado por el gluten dañando el intestino.

3. Fatiga, confusión o sensación de cansancio después de comer una comida que contiene gluten.

4. El diagnóstico de una enfermedad autoinmune como la tiroiditis de Hashimoto, artritis reumatoide, colitis ulcerosa, lupus, psoriasis, escleroderma o la esclerosis múltiple.

5. Síntomas neurológicos como mareos o sensación de estar fuera de balance.

6. Desequilibrios hormonales, tales como PMS, SOP o infertilidad inexplicada.

7. Dolores de cabeza por migraña.

8. Diagnóstico de fatiga crónica o la fibromialgia. Estos diagnósticos simplemente indican que tu médico convencional no puede fijar el punto de la causa de la fatiga o el dolor.

9. Inflamación, hinchazón o dolor en las articulaciones, como los dedos, las rodillas o las caderas.

10. Problemas del estado de ánimo como ansiedad, depresión, cambios de humor y déficit de atención.

¿Cómo hacer la prueba de intolerancia al gluten?

Una de las maneras más sencillas de determinar si tienes un problema con el gluten es hacer una dieta de eliminación quitándolo por lo menos de 2 a 3 semanas y luego reintroducirlo. Ten en cuenta que el gluten es una proteína grande y puede tardar meses e incluso años para borrarse de tu sistema de modo que, entre más largo es el tiempo que puedas eliminarlo de tu dieta antes de reintroducirlo, mejor.

Si te sientes significativamente mejor sin gluten o te sientes peor cuando lo reintroduces, el gluten es probablemente un problema. Con el fin de obtener resultados exactos de este método de prueba debes eliminar el 100% del gluten de la dieta.


¿Cómo tratar la intolerancia al gluten?

La eliminación de gluten de tu dieta al 100% significa el 100%. Incluso pequeñas cantidades de gluten de contaminación cruzada o por medicamentos o suplementos, puede ser suficiente para provocar una reacción inmune en el organismo.

La regla de 80/20 o "no lo comemos en nuestra casa, sólo cuando comemos fuera" es un error total. Un artículo publicado en 2001 señala que para las personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten gluten, comer sólo una vez al mes tiene un aumento del riesgo de muerte relativo al 600%.

Traducción al español: equipo de Vida Lúcida www.unavidalucida.com.ar Toda la traducción al español con derechos reservados. Fuente en inglés: www.mindbodygreen.com

lunes, 25 de marzo de 2013

Opciones para controlar el dolor


Estudian el uso de incienso como medicina antiinflamatoria

Investigadores de la Universidad de Jena en Alemania observan que la resina del árbol Boswellia es excelente para controlar los efectos del asma, alergias y artritis reumatoide
Árbol de incienso, Boswellia Sacra. (Wikimedia Commons)
Las sustancias que aporta la resina de los árboles Boswellia, usada en el incienso, contiene antiinflamatorios que pueden ser beneficiosos para enfermedades como el asma, artritis reumatoide o dermatitis atópica, informó el profesor y Doctor Oliver Werz de la Universidad Friedrich Schiller de Jena, Alemania.

El Dr. Werz comunicó este año que “la cátedra de Química Farmacéutica y de Medicina están convencidas” del beneficio del incienso.

En un comunicado, el profesor destacó que el incienso es parte importante en la historia. Señala que fue uno de los tres regalos de los Reyes Magos al recién nacido niño Jesús, y desde la antigüedad se quema en las ceremonias religiosas y festivas y es usado por miles de años en la medicina ayurvédica. Ahora él revela que el secreto está en su resina, una sustancia que tiene fuertes efectos curativos.
El equipo de Werz y la Universidad de Saarbrucken se unieron para examinar estos efectos medicinales y determinaron que “corresponden exactamente a los ácidos boswéllicos”, informa el Doctor.

“Los ácidos boswélicos interactúan con varias proteínasque forman parte de las reacciones inflamatorias, pero sobre todo con una enzima que es responsable de la síntesis deprostaglandina E2", señala Oliver Werz.
Varitas de incienso. (TANG CHHIN SOTHY/AFP/Getty Images)

“La prostaglandina E2 es uno de los mediadores de la respuesta inmune y juega un papel decisivo en el proceso de la inflamación, en el desarrollo de la fiebre y del dolor", agrega el doctor, explicando además que los ácidos boswéllicos del incienso son capaces de bloquear esta prostaglandina E2, reduciendo la reacción inflamatoria.

Los investigadores analizaron los tipos de resina de los inciensos que se venden en el mundo y destacaron que “hemos sido capaces de demostrar que la resina de Boswellia papyrifera es diez veces más potente” que las demás. Es una especie que se produce principalmente en el noreste de África, en países como Etiopía, Somalia, y en la Península Arábiga, en Yemen y Omán.

En tanto que el incienso más difundido en el mercado viene de la Boswellia serrata del centro y norte de India.

El Dr. Werz lamentó que los árboles Boswellia son una parte de especies en peligro y en muchos lugares solo se los utiliza como combustible de calefacción.

“De ese modo sin una protección sostenida no sólo las especies de plantas están en peligro, sino que al mismo tiempo la medicina pierde sus prometedores ingredientes activos”, declara Werz.

Para el farmacólogo ahora es perfectamente concebible realizar una terapia específica en las enfermedades inflamatorias con estos ingredientes.

Los médicos creen que los ácidos boswéllicos tienen además mucho menos efectos secundarios que los tratamientos antiinflamatorios como diclofenaco o indometacina, que aportan un gran riesgo de úlceras de estómago y pueden afectar negativamente a la función renal.

Uno de los intereses de la Universidad es llevar esta sustancia a un uso farmacológico, sin embargo aún deben hacer los estudios probatorios.

“A pesar de que la resina de Boswellia se ha utilizado durante miles de años en la medicina ayurvédica, por ejemplo, los estudios clínicos que tenemos hasta ahora no son suficientes aún, para obtener una licencia en Alemania y Europa”, comenta el Dr. Oliver Werz, anunciando que continuarán con sus estudios. LGEhttp://www.natura-medioambiental.com/2012/11/estudian-el-uso-de-incienso-como.html?m=1

Trastornos alimenticios en los pequeños

Bebé |21 Mar 2013 - 11:03 am

Mi Bebé

El aumento de consultas médicas de niños con trastornos alimenticios es un hecho preocupante que vale la pena mirar de cerca. Una psicóloga nos orienta al respecto.

Por: Manuela Lopera
Uno de cada nueve niños entre los 10 y los 13 años sufre algún trastorno relacionado con la alimentación debido a varios factores. Según expertos, cada vez los menores prestan más atención al cuidado del cuerpo y al sobrepeso, un asunto que antes sufrían en etapas posteriores. Según la psicóloga, Ana María Mejía, cuando un niño deja de comer y presenta síntomas de anorexia, bulimia u obesidad, hay que ir más allá.
A estas edades, la obesidad es uno de los fantasmas que más persigue a los niños pues perciben que los gorditos son a menudo discriminados tanto por adultos como por sus propios compañeros. El mundo del entretenimiento es uno de los grandes responsables de los complejos y las frustraciones de los menores debido a los ídolos mediáticos que impulsan. A esas edades idealizan esos personajes, y se dan cuenta que su realidad está lejos de ser perfecta.
Desde el punto de vista psicológico, los niños son vulnerables porque no saben cómo lidiar con ciertas situaciones de angustia o estrés que los llevan a desarrollar problemas de alimentación. “Existe una historia personal que induce al niño a tener este tipo de conductas”, afirma la especialista Mejía. En ese sentido recomienda mirar con detenimiento cada caso particular y remitirse a los padres, pues son ellos quienes dan pautas de crianza y los directos relacionados con los síntomas que sus hijos presentan.
Posibles causas:
•Es posible que un niño con trastornos en la alimentación pase mucho tiempo solo y que se sienta poco comprendido.
•Un cambio familiar como el divorcio de sus padres, la pérdida de un ser querido, el cambio de ciudad, cambios en su colegio, el famoso matoneo o ‘bullying’.
“Los trastornos alimenticios son síntomas de una angustia presente que se manifiesta a través de comportamientos erróneos que involucran la comida”. Dice Ana María.
Comunicación: una herramienta fundamental para superar estos trastornos
Es común que cuando se presentan estos desequilibrios los padres tarden en descubrir que hay un problema. Esto hace que el mal tome ventaja y corra el riesgo de convertirse en un trastorno crónico. Por esto, la comunicación entre los padres y los hijos es clave. Es importante que los adultos observen a los niños, hablen permanentemente con ellos acerca de su día a día y de los diferentes asuntos del hogar. Cuando ocurre una situación difícil a menudo los pequeños son dejados a un lado, esto es un error pues ellos tienden a formarse sus propias interpretaciones. “Los niños tienen capacidad de entendimiento y es necesario contarles las cosas tal y como son”, explica la psicóloga.
Padres en acción
•Es importante que los adultos estén presentes en el hogar.
•Los padres deben estar atentos a los cambios de comportamiento que presenten los niños. La práctica exagerada de ejercicio, la pérdida del apetito, la ansiedad al comer y los cambios abruptos de estados de ánimo son conductas que pueden indicar trastornos.
•Es necesario reforzar el vínculo afectivo y apropiarse de la situación.
•Buscar ayuda profesional es un paso acertado en pro de la solución de estas situaciones.
•Supervise las actividades de su hijo. Controle el tiempo y la manera como interactúa en internet y con sus amistades.
•Fortalezca la formación en valores y actividades afectivas. El lazo emocional es fundamental para prevenir los trastornos.
•Acompañe los horarios de alimentación de los niños. Establezca pautas alimenticias que vayan acompañadas de explicaciones sobre la importancia de la buena alimentación en la salud de la familia.
•Es importante establecer una relación afectiva y emocional a la hora de compartir los alimentos. Esto hace que la familia se reúna en torno a un ritual que va más allá de lo físico y que tiene que ver con su deseo de bienestar y afecto.

Sobre el dolor

Este interesante artículo revela lo que muchos que padecemos un dolor crónico y permanente ya sabemos.  Ya voy entendiendo porqué ando tan desmemoriada últimamente...

Fumar duele y el dolor envejece

Diez cosas que deberías saber sobre el dolor

18 marzo 2013 |
Los fumadores sufren más dolor crónico de espalda que los no fumadores, y las mujeres padecen con más frecuencia dolor de cuello que los hombres, según revelan diferentes estudios
La función biológica del dolor consiste en indicar que una alteración nociva que nos puede dañar tiene lugar en el organismo. Sin embargo, a veces también sentimos dolor en ausencia de estímulos nocivos. Aquí te dejamos 10 elementos que deberías conocer.
Mueca de dolor. Existen dos grupos de músculos claves para la expresión del dolor en el rostro: alrededor del músculo orbicularis oculi, que nos hace entrecerrar los ojos, y el músculo depresor anguli oris, que provoca que la boca se contraiga.
Envejece. El dolor constante también es capaz de acelerar los signos de envejecimiento. Las personas jóvenes pueden parecer hasta dos o tres décadas más viejas (arrugas, canas, falta de movilidad…) si han experimentado dolor durante mucho tiempo, según se desprendía de un estudio con más de 18.000 participantes publicado en la revista Journal of the American Geriatric Society.

Menos memoria. El dolor crónico afecta negativamente a la memoria y a la capacidad de concentración, según confirmaba recientemente un estudio de la Universidad de Alberta (EE UU).
Endorfinas. Los soldados heridos, ante el estrés de una batalla, liberan encefalinas, un tipo de endorfinas que actúan como analgésicos hasta que finaliza el combate.
Chocolate caliente. Según estudio de la Universidad de Chicago (EE UU) publicado en la revista Journal of Neuroscience, cincuenta gramos de chocolate negro o una taza de chocolate caliente pueden hacer que un dolor desaparezca.
Tic doloroso. Existe una afección llamada neuralgia del trigémino o tic doloroso que afecta al quinto nervio craneal, uno de los más largos de la cabeza. Causa ardor extremo, esporádico y súbito o dolor facial de tipo de shock que dura desde unos segundos hasta 2 minutos por episodio.
Canciones. Escuchar música reduce el dolor, especialmente en individuos que sufren ansiedad.
Obesidad dolorosa. Existe una relación directa entre la obesidad y el dolor, tal y como revelaba un estudio publicado a principios de año en la revista Obesity. Concretamente, las personas con sobrepeso acusan un 20% más de episodios de dolor, que crece hasta un 68% en sujetos con obesidad tipo I y hasta un 136% en individuos con obesidad tipo II.
De “bajón”. Usando técnicas de neuroimagen, investigadores de la Universidad de Oxford han demostrado que las personas deprimidas perciben el dolor con más intensidad que las personas sanas debido a que su cerebro procesa las sensaciones dolorosas con una mayor carga emocional.
Fumar duele. Los fumadores sufren más dolor crónico de espalda que los no fumadores, y las mujeres padecen con más frecuencia dolor de cuello que los hombres, según revelan diferentes estudios.
Fuente/Muyintersante.es

domingo, 3 de marzo de 2013

Publicado en Vivir mejor | enero 29, 2013 | 11:54AM

Cómo detectar la Ebriorexia: Un transtorno alimenticio que te emborracha

La lista de trastornos alimentarios aumenta, ahora hay que añadir la Ebriorexia, un desorden caracterizado por una conjugación de diferentes conductas, no comer sometiéndose a una abstinencia alimenticia voluntaria, realizar un atracón y posteriormente provocar el vómito y como tónica dominante en ambas conductas, abusar de las bebidas alcohólicas, es una combinación de anorexia, bulimia y alcohol.
Ebriorexia Cómo detectar la Ebriorexia: Un transtorno alimenticio que te emborrachaHay que decir que por el momento la ebriorexia (drunkorexia) no es un término oficial para nombrar al nuevo desorden alimentario, pero es el que se está adoptando por el momento para denominar el nuevo problema. Los denominados “ebrioréxicos” no quieren comer para poder compensar las calorías que el alcohol aporta, se podría decir que el término describe a laspersonas alcohólicas anoréxicas o bulímicas.
Los protagonistas de este trastorno alimentario son mayoritariamente mujeres y el alcohol básicamente es la única fuente de calorías con la que se sustentan, aunque existen casos de mayor gravedad en los que el alcohol es sustituido por drogas como las metanfetaminas con la única finalidad de inhibir el hambre.
La ebriorexia es más frecuente en las mujeres que en los hombres y suele darse en personas entre los 18 y 30 años.

Cómo detectar la ebriorexia

  • Consumo de alcohol. La ingesta de alcohol es desmedida y generalmente se hace a escondidas.
  • Atracones. Debido a la ausencia de calorías para brindarle al cuerpo la suficiente energía para funcionar adecuadamente, quien padece de ebriorexia suele tener atracones de comida.
  • Hinchazón de la cara y deterioro físico. Esto es un efecto de la inducción del vómito.
  • Características especificas de la bulimia y anorexia. Las personas que padecen deebriorexia no suelen consumir alimentos delante de las personas, tienen una autoimagen desvalorizada y tienen miedo al aumento de peso.
  • Pérdida de cabello y problemas dentales. Debido a la ausencia de vitaminas y a la incitación del vómito.
  • Debilidad corporal y mal aspecto de la piel. También debido a la mala alimentación.
  • Conductas de aislamiento social y agresividad.
  • Pérdida de conciencia o desmayos.
La ebriorexia es un trastorno muy grave, procura una consulta con un médico especialista a la brevedad.