Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

viernes, 25 de noviembre de 2011

Naciones Unidas en Colombia

Naciones Unidas en Colombia

16 MODOS DE DECIR NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES


Bogotá, Noviembre 23 de 2011 - Pase a la acción y hágase oír durante los 16 Días de activismo contra la violencia de género. Di No – Únete ofrece 16 acciones que usted puede llevar a cabo para prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas. Elija cuantas acciones quiera o haga la acción del día.

16 Días de activismo contra la violencia de género es una campaña internacional que comenzó en 1991. A partir del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hasta el 16 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la campaña insta a las personas y a los grupos de todo el mundo a pasar a la acción para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Estableciendo el nexo fundamental entre la violencia contra las mujeres y los derechos humanos, la campaña observa diversas fechas significativas en sus 16 días de duración, incluyendo el 29 de noviembre (Día Internacional de los Defensores de los Derechos Humanos de las Mujeres), el 1º de diciembre (Día Mundial de la lucha contra el SIDA), y el 6 de diciembre, aniversario de la Masacre de Montreal en la que un hombre mató deliberadamente a tiros a 14 mujeres estudiantes.

Di NO – Únete tiene el placer de presentar 16 acciones que usted puede llevar a cabo para marcar los 16 Días de activismo. Elija cuantas quiera o haga la acción del día. Si usted piensa organizar su propio evento para los 16 Días, anúncielo en www.saynotoviolence.org.

16 MODOS DE DECIR NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

1.) ¿Conoce a alguien que no se ha enterado acerca de los 16 Días de activismo? Dé un primer paso y póngalos al tanto.

2.) Cree su propia acción 16 Días y anúnciela en www.saynotoviolence.org – puede presentar un film sobre la violencia contra las mujeres, organizar eventos comunitarios, marchas, peticiones, talleres de concientización y más. ¡Pase a la acción!

3.) Haga el cuestionario Di NO – Únete en www.saynotoviolence.org/quiz para poner a prueba sus conocimientos y compártalo a través de Facebook y Twitter.

4.) La violencia contra las mujeres sucede en cada minuto, todos los días. Envíe un llamado de atención a sus amigos, familiares y redes y comience un debate.

5.) Domine la tecnología para prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas. ¡Pase a la acción!

6.) Las niñas y las mujeres jóvenes son vulnerables a la violencia en sus casas, escuelas, calles y trabajos. Únase a las Niñas Guías y Exploradoras para hacer oír sus voces. Participe hoy en la conferencia web.

7.) Hoy es el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA. La Campaña Mundial contra el SIDA tiene una Meta Cero: cero nuevas infecciones de VIH, cero discriminación, cero muertes relacionadas con el SIDA, cero tolerancia para la violencia de género. Elija una acción y exija tener una meta cero.

8.) ¿Qué hace falta para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas? Entre en la discusión en Facebook o haga un Tweet usando #16DaystoSayNO.

9.) En las ciudades de todo el mundo, las mujeres y las niñas son víctimas de acoso sexual en los sitios públicos. Pronúnciese para poner fin al acoso en las calles. ¡Pase a la acción!

10.) No hay seguridad sin seguridad para las mujeres. ¿Qué significa la seguridad para usted? Entre su punto de vista.

11.) Celebre el 15º aniversario del Fondo Fiduciario de la ONU. Mire y pase a la acción.

12.) 16 cosas que pueden hacer los hombres y los niños para erradicar la violencia contra las mujeres. Corra la voz y pase a la acción.

13.) Organice su caminata Deja que tu luz brille para recuperar la noche en su comunidad. ¡Organícela ya!

14.) ¿Puede acabar la violencia contra las mujeres? Exprese su opinión, haga un blog y anúncielo aquí. ¡Pase a la acción!

15.) Hay una campaña mundial para erradicar la violencia contra las mujeres dirigida por el Secretario general de la ONU. Converse con la directora de la campaña Únete Aldijana Sisic en Twitter usando #AskUNiTE o en nuestra página en Facebook. ¡Participe en la conversación!

16.) Sea responsable del cambio, haga una donación al Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres de modo de apoyar proyectos que cambian la vida de las mujeres. ¡Haga ya una donación!

jueves, 24 de noviembre de 2011

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer

25 de noviembre: Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer Quisiera saber cuáles son las razones –si las hay- que llevan a un ser humano a ser capaz de lastimar a otro sin medir el daño que hace.

Quisiera saber cuál es el origen de tanta maldad y cuáles son las técnicas que emplean para acabar a destajo con los sueños e ilusiones de un alma sensible que, lo único que busca es hallar un rinconcito agradable para vivir en armonía.

Quisiera conocer cuál es el cuarto oscuro que produce seres desesperanzados y frustrados que creen tener la potestad de herir gravemente a espíritus llenos de amor y nobleza. ¿Qué es lo que le hace pensar a algunas personas que por hablar más duro se entiende más? ¿Qué es lo que hace pensar que la mejor forma de vivir es haciendo imposiciones? ¿Qué es lo que hace pensar que vale más un puño que una palabra sensata?

Hay tantas palabras llenas de dolor y lágrimas… Tantas tristezas que no se pueden sopesar ni con el mejor de los consuelos… Tantas historias que te hacen un nudo en la garganta, te oprimen el pecho, y hacen que tu corazón empiece a llorar con una desolación casi que incurable, una desolación que te llena de indignación y a veces, despierta en ti una sed de venganza casi que crónica.

Y estas historias tienen algo en común: todas provenían de la voz cansada y ajada de mujeres maltratadas, de mujeres como Andrea, cuya pareja le lanzó ácido en la cara “para que dejara de ser tan perra” y jamás ningún hombre se volviera a fijar en ella; o como Miriam, que después de sobrevivir a una masacre tuvo que sufrir la muerte de uno de sus hijos y el incendio de su casa; o como Carolina, cuyo esposo le apuñaló en repetidas ocasiones, puesto que ella había insultado a su amante; o como Luz Dary, quien casi mata a su ex pareja tras enterarse de que había violado en numerosas ocasiones a su hijo de 5 años; o como Paula, que acepta que su pareja le golpee cada vez que se emborracha y, después tiene la insensatez de decir que ella fue quien le provocó; o como Ana, que aguanta los insultos, indiferencias y denigraciones de su marido para mantener su “hogar”; o mujeres como nuestras madres, abuelas, tías, hermanas, primas, amigas…

¡Cuán desgraciado es el hombre que osa levantar su mano en contra de una mujer! ¡Cuán desgraciadas son sus intenciones que lastiman a los seres que brindan vida con cada respiro! Y más aun, ¡cuán desgraciadas son las mujeres que se creen merecedoras de recibir golpes, insultos y maltratos! ¡Cuán desgraciadas somos las mujeres que somos violentadas y ni nos enteramos del asunto! Porque, ¿saben una cosa? No es gratuito que la historia sea escrita por hombres, no es gratuito que siempre se hable en género masculino como si las mujeres no existiéramos…

El 25 de noviembre es una fecha muy especial, es el día internacional por la no violencia contra las mujeres, el día en el que lo femenino se levanta con un brillo particular y la voz se eleva en un grito de esperanza para dar un ¡NO MÁS VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES!

Pulsa sobre la foto para verla, guardarla y compartirla

Este 25 de noviembre le ponemos protocolo a la lucha matutina, porque queremos que aunque sea por un instante, reconozcamos las vicisitudes que acaban con nuestras valerosas mujeres.

Queremos que se nos reconozca iguales a los hombres –en derechos, en dignidad- pero no somos igualitarias a ellos –no tenemos la misma condición, no queremos ser idénticas a ellos, no tenemos las mismas habilidades. Queremos que no nos rebajen ni nos traten como seres brutos, faltos de inteligencia. Queremos que nos respeten y no nos traten como objetos sexuales o de reproducción de la raza.

Queremos vivir tranquilas, sin señalamientos, sin tener que seguir las normas descaradas del patriarcado. Queremos ser libres, pero primero debemos liberarnos del yugo de la violencia que nos lacera sin piedad…

Debemos levantarnos y no permitir que nuestros ojos sigan cerrados, debemos decidir que la indiferencia no sea nuestra elección, debemos abrazar el dolor de quienes lo sufren,Pulsa sobre la foto para verla, guardarla y compartirla aunque sean mujeres extrañas para nuestras vidas, debemos cansarnos de esperar un cambio para convertirnos en un pedacito de él, debemos dejar de ser indolentes ante el sufrimiento de nuestras semejantes, debemos pensar en un mundo sin tanta desigualdad, y ese día… ése día reafirmaremos lo evidente: no basta con pensar, hay que actuar.

Enfrentar la violencia es mi asunto, es tu asunto. Las mujeres somos esplendidas flores que adornan los caminos de la existencia, ¿por qué quieren opacar nuestro brillo?

De corazón a corazón, les pido que el 25 de noviembre, así como los otros 364 días del año, no toleremos la violencia hacia una mujer, hacia nosotras o hacia cualquier ser humano en la tierra.
25 de noviembre, día de amor, paz e igualdad. 25 de noviembre, oda a la libertad y a los espíritus valientes.

¡No más violencia contra nosotras, las Mujeres!

Lluvia.

-Más acerca del tema en:

Pulsa para leer el especial, MALTRATO A LA MUJER

Calificado 4.71 por 21 personas [?]

sábado, 19 de noviembre de 2011

Tortitas de Polenta y queso

Ingredientes:
4 tazas de polenta
2 tazas de agua caliente
2 tazas de leche
2 tazas de queso fresco molido
4 huevos
sal al gusto
1 taza de linaza molida
Aceite de oliva. 4 cucharadas


Procedimiento:


Mezclar la polenta con el agua caliente y dejar reposar al menos 1 hora hasta que la polenta esté hidratada.
Añadir la leche, los huevos, el queso, la sal y la linaza molida y el aceite.  Mezclar bien, vigorosamente y dejar reposar otra hora.


En un molde de silicona de 6 porciones, verter tres cucharadas en cada uno. Precalentar el horno a 350 grados, por 50 minutos.  Dejar cocinar hasta que la superficie quede dorada. 


Se pueden servir solos, o como acompañamiento a carnes, huevos, café, chocolate... 

lunes, 7 de noviembre de 2011

El pollo asado de Ricardo 'Corazón de León'Caracol radio - Agencia EFE | Noviembre 3 de 2011
Vote:
Promedio:
 0 votos
Opinar sobre esta nota
Hace mucho, mucho tiempo, allá a finales del siglo XII, soldados del duque Leopoldo V de Austria detuvieron cerca de Viena a un individuo sospechoso, cuyo atuendo era el de un peregrino como los demás, pero cuyos modales y exigencias no se correspondían con su apariencia.

El peregrino, que volvía de Jerusalén, insistía en las posadas en que le sirviesen pollo asado. ¡Pollo asado! En aquellos tiempos, era, como lo fue hasta hace bien pocas décadas, un lujo, algo reservado para las mesas de los poderosos, para ocasiones especiales. Y he aquí que este tipo zarrapastroso quiere pollo asado. Aquí hay gato encerrado, pensaron los soldados. Y, por si sí o por si no, lo detuvieron.

A Leopoldo V le había tocado el gordo. Su peregrino amante del pollo asado era nada menos que Ricardo I Plantagenet, rey de Inglaterra, el famoso "Corazón de León", con el que tenía cuentas pendientes tras los hechos acaecidos en Acre y Jerusalén en la III Cruzada, en la que ambos habían participado junto con el rey francés Felipe II.

Leopoldo acusaba a Ricardo de estar detrás del asesinato de su primo Conrado de Montferrat a los pocos días de ser proclamado rey de Jerusalén. Y le había sentado a cuerno quemado que, en Acre, los cruzados ingleses arrojaran al foso de la fortaleza el pendón que Leopoldo había osado izar junto a los de Inglaterra y Francia. Así que Ricardo no pudo caer en mejores manos.

Lo demás lo sabe cualquier aficionado a las películas de Robin Hood: Leopoldo pidió una enorme suma como rescate, el hermano de Ricardo, Juan sin Tierra, se hizo el remolón, Robin Hood y sus arqueros del bosque de Sherwood lucharon por el regreso de Ricardo.

De cine, vamos. Y todo por un pollo asado.

Es curioso, porque en toda Europa, en aquellos siglos, había gallinas y, por tanto, pollos. Claro que no eran como los de ahora: se criaban en casa, en estado de semilibertad, y desde luego no por millares. Eran, lo fueron mucho tiempo, bocado reservado; un pollo asado llegó a ser uno de los símbolos del lujo gastronómico. Quién lo diría ahora.

Ya ven cómo un antojo, un capricho, puede salir carísimo. Quién le iba a decir a Ricardo, curtido en tantas batallas, enfrentado con medio mundo, incluido su propio padre, negociador de la retirada de Jerusalén con Saladino, ocupante de Chipre... que iba a acabar preso en una triste fortaleza austríaca mientras su hermano y sus amigos se pensaban si pagar o no el rescate.

Claro que peor fue el capricho, tan apócrifo como éste, que tuvo Luis XVI cuando, en su huida de París, decidió regalarse con unas manitas de cerdo en Sainte-Menehoulde, receta famosa entonces y ahora. La escala y el retraso dieron ocasión a que le reconocieran, la familia real fue capturada en Varennes, devuelta a París... y las cabezas de Luis XVI y María Antonieta rodaron. Dumas niega que las cosas sucediesen así, pero así han quedado para la leyenda.

Ricardo, al menos, volvió a casa. Poco, pero volvió: de los cuarenta y un años que la corona inglesa el lema de "Dios y mi Derecho" (Dieu et mon Droit) que, naturalmente en francés, mantiene hoy en día. Murió, ya decimos, bastante joven, a causa de un flechazo recibido durante el sitio de un castillo en Francia. No lo sabemos, pero hubiera sido el colmo que las plumas de esa flecha fueran de pollo.

viernes, 30 de septiembre de 2011

CERAC Logo

El 2 de Octubre se celebra el Día Mundial de la No Violencia. Para conmemorar este día en Colombia, un grupo de jóvenes liderados por el artista colombiano César López, conocido por la "escopetarra" y por interpretar canciones alusivas a la paz y a la no-violencia, están desarrollando una campaña a nivel nacional para que ese día haya 0 muertes violentas en Colombia.
 
Ya se han dado casos en algunas ciudades y municipios en Colombia en que no se han presentado muertes violentas en un día o más, lo cual permite afirmar que un 24-0 en Colombia sí es posible. Sobre información acerca del número de días sin muertes violentas en Colombia visite la página web:
http://www.cerac.org.co/es/investigacion/violencia-armada/24-0.html
 
El 24-0 iniciará el sábado 1 de Octubre a las 12 del día, y finalizará el domingo 2 de Octubre, también a las 12 del día. El lugar de encuentro es la Plaza de Bolívar en Bogotá. Lo invitamos a unirse a esta iniciativa y a compartirla con sus colegas, amigos y familiares. Siga la campaña en Twitter y en Facebook.
Su página web es www.24-0.org.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Galletas de germen de trigo, cereales y bananas

 Estas galletas son sanas, tienen poco dulce, son nutritivas y fáciles de hacer.

Partiendo de las recetas básicas de galletería.



Ingredientes: 
  • 2 tazas de germen de trigo
  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 cucharada de linaza molida
  • 1 cucharada de semillas de quinua (si se consigue)
  • 1 cucharada de semillas de amaranto (si se consigue)
  • 1/2 taza de azúcar morena
  • 1/2 taza de aceite de girasol (se puede usar de canola, ajonjolí o lino) Reemplaza la margarina, manteca o mantequilla
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 taza de chocolate negro (al 85% cacao) rallado o triturado
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/4 taza de agua
  • 1/2 taza de leche (o la que sea necesaria para facilitar el amasado)
  • 2 bananas medianas trituradas 
  • 1 cucharadita de escencia de vainilla oscura o clara (al gusto)
  • Opcional:  Uvas pasas, nueces, almendras, avellanas, o cualquier fruto seco triturado.
Procedimiento:

Mezclar en un bol la harina previamente cernida, añadir el bicarbonato, y todos los demás ingredientes secos. Mezclar muy bien hasta integrarlos todos.  Añadir los huevos, el agua, la leche e ir revolviendo cuidadosamente hasta formar una masa húmeda y que no queden restos de harina sin mezclar.

Precalentar el horno a 250 grados centígrados, engrasar y enharinar una bandeja y con dos cucharas formar pequeñas porciones separadas entre sí, ya que la masa se ha de extender durante la cocción. 

Hornear durante aproximadamente 25 a 30 minutos, o hasta ver la superficie dorada.

Sacar y dejar reposar en una rejilla.

Se deben consumir pronto o mantener en la nevera, ya que al tener fruta fresca, se pueden dañar pronto. 

Ideales para quienes desean comer galletas nutritivas. 

NOTA:  Las semillas como la quinua, amaranto, se pueden reemplazar con otras que se consigan en la región, también se pueden usar semillas tostadas de amapola, de sésamo o ajonjolí, girasol, o las que se tengan a mano.  Lo que se busca es subir el valor nutricional de las galletas y disminuir las grasas y azúcar empleados. También se puede reemplazar la harina de trigo por harina integral, harina de maíz, de arroz. Usar avena tostada, en fin, solo es buscar las opciones que se deseen y el sabor de su preferencia

sábado, 3 de septiembre de 2011

La última tormenta





En la vida vamos viviendo muchos momentos difíciles. Por costumbre, contamos las tormentas que llegan, pues su incidencia es tan fuerte, que su paso deja escombros y todo revuelto, no recogemos ni limpiamos el área, lo que hace que la siguiente tormenta levanta aún más revuelo.

Generalmente ignoramos las señales, pues estamos concentrados en otras cosas menos importantes y aquellos signos que predicen la tormenta, los pasamos por alto.

Hace poco, en medio de un paseo mágico, a la llegada de El Refugio, lugar de ensueño en las laderas de la cordillera central, rincón clima tibio, brisa fresca, aroma a montañas, rodeado de palmeras, plantas y flores de vivos colores, en medio del trinar de los pajarillos y el bullicio del reencuentro de amigas de antaño, mi vista se posó en el horizonte donde las montañas dibujaban su silueta entre nubes, rayos de sol y un cielo azulado.





El viento me trajo un olor conocido: a tormenta, al divisar las nubes, de un gris azulado intenso, pude observar cómo se veía el aguacero intenso caer desde las nubes y el frente de la tormenta se dibujaba con brillos blanquecinos, pequeños trozos gris pizarra se desprendían a la velocidad con que avanzaba hacia nosotras, y los rayos y truenos comenzaban a anunciar su cercanía, brillos que mostraban siluetas suaves, pero densas.

Esta tormenta presentaba características diferentes a las que estoy acostumbrada a ver en la ciudad: el mismo hecho de estar en medio de estas montañas, lejos de edificios, ruido de carros y calles, hacía que ya fuera especial. La brisa fría pero refrescante, el brillo intenso del cielo, lleno de esas pequeñas chispas de luz que hacen que no se pueda mirar al horizonte sin cerrar los ojos un momento.




Avanzaba a gran velocidad y ya casi sobre la falda de la montaña, se perdió la vista y solo se observaba ese espectáculo de nubes danzantes, entre blancos y grises, azul cenizo que con el fulgor de los truenos, anunciaba su pronta llegada. Entre risas y carreras, las grandes gotas de lluvia nos hicieron entrar a la casa.

El refugio como bien lo dice su nombre, se volvió un bullicio de voces cantando, contando anécdotas de juventud, el olor a café recién hecho, hacía que por momentos distrajera mi atención del espectáculo que la naturaleza me ofrecía afuera. Me asomé al balcón y desde el barandal podía observar cómo se descargaba con toda intensidad el agua a nuestro alrededor. Sonaba el tejado como una batería armónica y constante, un ritmo que solo la lluvia sabe tocar. En el canal, se deslizaba el agua y caía en un sonoro chorro sobre el borde de la casa y cuando más fuerte parecía que llovía, más claras se 
tornaban las nubes. 























Del mismo modo en que se formó, se disipó. La diferencia, fue la claridad que quedó al final. Comenzaron a subir de entre las montañas, nubes blancas, suaves, como copos de algodón. El pasto olía a fresco, de las ramas de los árboles aún caían las cristalinas gotas y los pajarillos trinaban a voz en cuello con todas sus fuerzas. Todo tenía un nuevo brillo, el ocaso comenzó con una tarde limpia, un cielo donde las nubes comenzaron a danzar en grupos como si los ángeles hubiesen bajado a jugar con ellas y a formar figuras graciosas.





Los truenos dieron paso al trino de las mirlas, al chirrido de los grillos y al croar de las ranitas, y en medio de esta danza, el sol se ocultó mientras dibujaba sus anaranjados y dorados tonos arreboles rojizos entre las nubes. Las estrellas comenzaron a brillar tenues, tímidas y un viento frío, me hizo refugiarme en el interior de la casa.

Allí, el calor provenía no de una chimenea, sino de la amistad. Comenzamos a contar nuestras historias, y cada una, iba contando cómo fueron estos últimos años de aprendizaje, alegrías, tristezas y añoranzas. Lecciones de vida sin duda alguna, vividas con muchas diferencias y semejanzas.

En medio de tantas experiencias, surgieron testimonios del infinito amor de Dios en cada una y fueron sacudiendo en mi interior todo el dolor acumulado por años. Se presentó entonces, mi propia tormenta y al igual que la que había fotografiado, las nubes negras comenzaron a chocar, a moverse y a descargar entre lágrimas y palabras entrecortadas, todas esas situaciones represadas. Sentir a mis amigas, como las montañas imbatibles a mí alrededor, como las ramas de los árboles que se mecían suavemente para rozarme y hacerme sentir que a pesar de la tormenta, estaban allí y nada las alejaría. Finalmente, comenzó a salir esa luz que tanto buscaba en otros lugares, y que siempre estuvo allí, en mi corazón, de la mano de la Madre Auxiliadora y de ese Padre que amoroso siempre se hizo sentir y esa tarde, más que nunca.





Al igual que en la tarde el sol iluminó el panorama haciéndome observar muchos detalles maravillosos, comencé a observar entonces entre las palabras de mis amigas, esos mismos destellos de que Dios obra con sutilezas, palabras, risas, abrazos y encontré en las manos y consejos sinceros, la fuerza para dejar que la tormenta finalmente limpiara mi alma de todo lo que le oprimía. Despejar el espacio y dejarlo inundar de la palabra divina, hizo que el miedo al vacío que siempre me doblegó, se tornara en confianza, ya que entendí que jamás se estará vacía porque simplemente, Dios está allí.

Gracias a esta última, especial y fuerte tormenta, puedo decir que he renacido de entre los nubarrones, y comienzo a ver a la distancia con claridad. Gracias a mis amigas, a mis compañeras de juventud, a Dios, a María Auxiliadora, por la gracia de formar parte de una comunidad sólida, sincera, por un día más para aprender a vivir y sonreír. Por las experiencias vividas y las lecciones aprendidas y con la certeza, que cuando llegue la próxima tormenta, estaré lista para dejar que la lluvia despeje el lugar de aquello que no debe estar.

Ana Cris, 20/08/2011

domingo, 26 de junio de 2011

Aceptación a comer y a estar "gordit@"

En estos días de mucha reflexión interior, veo frecuentemente que se acepta fácilmente a una persona que coma "bien" haciendo referencia a que coma mucho, a que coma "de todo" y a que presente físicamente un aspecto algo rollizo, cachetes colorados, y ese dulce aspecto bonachón que generan las personas gorditas.

Pero, significa que estén bien de salud? he estado observando mucho el caso contrario a la anorexia: el comer de más... la compulsión en este caso está abocada a comer y no hay una "satisfacción" emocional, aunque físicamente el cuerpo se acostumbra a estar recibiendo comida en forma constante.  Este es a mi modo de ver, un trastorno oculto que la sociedad acepta fácilmente, y solo cuando el sobrepeso se convierte en un serio problema físico, por la obesidad mórbida, diabetes, hipoglicemia o demás enfermedades asociadas, entonces es que se dan cuenta que no es tan "benigno" estar gordito ni comer constantemente.

Esta forma compulsiva de comer, sobre todo dulces, frituras, pasteles, alimentos de altísimo contenido calórico revela un problema muy serio: una adicción al dulce, a la grasa, a las harinas, a todas aquellas comidas que somos concientes no son saludables, pues exceden por mucho la ingesta diaria recomendada (la cual debe ser un promedio y una guía, no una ley).  Qué se siente al comer un pastel lleno de crema dulce? Una barra enorme del chocolate más sabroso? Un enorme plato de papas fritas con mucha sal y salsas? Porqué razón un adicto a la comida debe levantarse a las 2 o 3 AM a comer cualquier cosa? Abrir el refrigerador y sacar la comida fría, si es posible, un emparedado de quesos y jamones, o mermeladas, yogurt con alto contenido en dulce, refrescos… etc., implica para la persona cubrir una necesidad que su cuerpo exige, pero, el doble filo de esta espada, es que ha sido esa persona quién lo acostumbró a ello.

Esto me ha llevado a retroceder varios años en mi vida: desde los 14 hasta que surgió la anorexia, sobre los 32: yo comía compulsivamente. Simple, un trastorno alimenticio condujo a otro, solo cambió de forma y de consecuencias. 

Al haber estado gorda, haber pasado por la necesidad de comer compulsivamente en forma gradual, y sin ser conciente de ello, y luego pasar por la anorexia nerviosa, me ha llevado a pensar que en realidad, siempre he tenido un trastorno alimenticio. Pero, sus evidencias no eran “visibles” y eran aceptadas mis costumbres alimenticias, ya que comía prácticamente todo lo que pudiera. Pero, las burlas entonces estaban enfocadas a ese aspecto: “gorda como una vaca, tiene cintura de nevera, parece una marrana….” Y mil apelativos más bastante ofensivos, pero en términos generales no me aislaban de los eventos sociales, podía acudir a cualquier lugar, comer lo que me antojara, aunque fuera en demasía, estaba “normal”.    Esta normalidad no es sana, pues es de igual modo, una forma de evidenciar un tremendo dolor interno, una falta de aceptación por mi imagen, al igual que he ido notando en las personas con las que hablo que tienen trastornos alimenticios.  Es buscar la aceptación de los demás ya que carecemos de la propia.

Hace poco conocí a otra mujer que pasó de la compulsión por la comida a la anorexia, ya que la dieta en la que fue enmarcada, no tuvo la contención necesaria para evitar que saltara de un lado de la balanza a fuera de esta… y ahora, tiene que lidiar con dos trastornos? O simplemente, con la misma adicción: al sufrir el proceso de alimentarse.  Mientras comenzamos a bajar de peso, nos halaban, y sentimos entonces que “somos aprobadas y estamos haciendo algo bien”… pero es un derrotero, porque es un error claro y solo cuando se evidencia el nuevo trastorno alimenticio, entonces ya no sabemos cómo salir de este nuevo problema.

Ahora que se ha puesto de moda hacer programas para bajar de peso, con entrenadores personales -difundidos especialmente por los programas de televisión- estos realitys que muestran personas con graves problemas de obesidad, donde su vida está en riesgo, sus familias, y vemos como semana a semana su batallar por bajar el mayor número de kilos contra sus oponentes, hace que piense seriamente cómo han llegado a esto: el incentivo de mucho dinero, de exponer sus emociones, su vida al público en general,  es llevar de un extremo emocional al otro a la persona.  El acompañamiento   médico y psicológico es fundamental, ya que, por experiencia se bien, lo que es no aceptar la imagen que se tiene ni el cuerpo ni nada de nuestro aspecto físico, esto conlleva a las profundas heridas emocionales que tenemos y que hemos enseñado a nuestra mente, a ensañarse literalmente como fieras hambrientas contra nosotr@s mism@s.  En cierto modo, si se mira objetivamente es una forma de decirle a otros: se puede lograr y de incentivar a muchas personas a buscar el modo de bajar de peso o a buscar soluciones para sus adicciones.   Aquí se acude a la parte emocional de identificación, de decir… NO ESTOY SOLA, no soy yo solamente quién padece este infierno, si ves en varios canales de televisión diferentes programas abocados al mismo tema, entonces, algo se mueve adentro, algo hace “clic” y esa chispa que comienza a iluminar el final del túnel aparece. 

En estos programas se evidencia que no es exclusivo de las mujeres, los hombres son tanto o más afectados, ya que socialmente se acepta más a un “gordito” que a una “gordita”.  Un detalle más que llevar encima, una especie de agresión de género. 

La adicción a la comida no diferencia el género, ni la edad. El comportamiento aprendido y enseñado social y familiarmente en muchos casos, afecta del mismo modo, teniendo unas cifras cada vez más impactantes: el índice de infartos cardiacos en mujeres es casi tan alto como en hombres y lo que es más preocupante, cada vez, jóvenes entre los 25 y los 35 presentan complicaciones como la diabetes tipo II, arterioesclerosis, artritis, deterioro hepático y renal, y muchas otras que ponen en riesgo la vida.  He visto los reportes de muertes “naturales” donde la edad está cada vez más entre los 20 y 40 años.   Erróneamente se cree que por la edad no nos va a pasar nada, que nuestro cuerpo puede asumir todo y que no tenemos un problema.

Sea sobre o bajo peso, el problema real es el trastorno alimenticio como tal: la forma en que asume el alimento, a nivel físico, emocional y mental, que afecta nuestra conducta diaria.  Si bien es cierto que los gobiernos se ven cada vez más abocados a buscar las soluciones a solucionar las deficiencias alimenticias en la mayoría de la población, en el caso de países “en desarrollo”, o víctimas de conflictos internos, como estamos viviendo recientemente, no podemos olvidar que también que la obesidad es una enfermedad que afecta seriamente la funcionalidad de las personas y afecta sus familias, y genera muchas muertes que pueden ser evitadas, con programas de COMER SANAMENTE.  No necesitamos consumir enormes cantidades de comida, debemos ser concientes que no es fácil acceder a los cuadros recomendados por las entidades de salud internacionales, pero sí se podría propender por enseñar a aprovechar los recursos locales en cultivos nativos, por ejemplo.

Pero, antes que todo, es preciso que se trabaje la parte emocional, es la base de todas estas falencias, ya que ahí es donde tenemos nuestro problema real: la adicción, la compulsión, a las conductas mentales y emocionales que nos generan estos trastornos.  Hasta no tener en los sistemas de salud médicos capacitados y programas que evalúen en forma eficaz y una voluntad gubernamental realmente comprometida para tener campañas preventivas y contenedoras de estas condiciones y enfermedades, la salud de la humanidad seguirá estando en el limbo.   No quiero entrar en las críticas a las políticas de salud públicas, pues todos sufrimos sus falencias y somos víctimas de la corrupción que impera en todo el mundo en este sentido. 

Quiero llamar una vez más la atención de mis lectores, a que evalúen su actitud al momento de comer: pocos tienen buenos hábitos alimenticios, debido como recalco, a que estamos moviéndonos entre varias adicciones, situaciones emocionales que nos llevan a beber, fumar, comer, drogarnos, etc., y a todo el deterioro que conlleva esta situación.   Las presiones emocionales que vivimos cada día son la raíz de todas estas enfermedades, y reconocerlas es el primer paso a nuestra sanación.  Si bien evitamos muchas veces hablar de nuestros problemas íntimos, quedarnos con todo esto guardado dentro de nuestro ser es lo que fermenta estas enfermedades, dolor, rabia, agresiones, violaciones, golpes, carencias, o excesos, porque también el tenerlo todo a nivel material y poco a nivel emocional, es parte de esta problemática. 

El cambiar la actitud que se hace por reflejo, y hacerlo concientemente, dándonos aunque sea un minuto para pensar en que el acto de comer es más que ponerle gasolina a un carro: ES DARNOS LA OPORTUNIDAD DE VIVIR y la desperdiciamos constantemente al abusar o restringir la comida.

Comamos para VIVIR, no vivamos comiendo, no comamos por sobrevivir, alimentémonos para que podamos vivir el minuto siguiente en plenitud.

lunes, 30 de mayo de 2011

Blogs ocultos para favorecer la anorexia y otros trastornos

He visto ayer en un canal internacional de salud, (h&h), un documental realmente impresionante.  La reportera entra oculta, a una red de blogs en Inglaterra donde sus miembros todas tienen trastornos alimenticios, principalmente anorexia, y dan mil consejos para mantener una "opción de vida".   

Realmente fui incapaz de terminar de ver el documental, pues aunque ya sabía que existían estos blogs, me cuesta mucho entender porqué los propietarios de dichas redes permiten esto.  Se sabe, que todo lo que se publique en la red, sea abierto o no al público, es monitoreado por los dueños de los servidores y dueños de los servicios de blogs.  Se también, que ocasionalmente alguna organización de salud, rastrea y bloquea estas direcciones (ocurre en EE.UU.), pero, es como quitar un grano de arena a una montaña ¡¡ 

Aquí nuevamente viene a juego la vida de las chicas y chicos, porque aunque no lo crean, el número creciente de hombres con anorexia es increíble, especialmente, si van siguiendo alguna corriente de moda, en que la figura "pitillo" es básica, y aunada al abuso de drogas y alcohol.  Pero, como la creencia popular y ampliamente difundida por los medios de comunicación hace que se mantenga la idea que solo son las adolescentes, pues ellos siguen muy a la deriva en esta situación y poniendo sus vidas en peligro inminente.

Vuelvo a decir que la anorexia en un aspecto obsesivo, forma parte de otras adicciones, alcohol, drogas, ejercicio, moda, emociones... todo tiene relación.   Estos blogs, hasta donde vi en el documental, y se también que existen libros publicados donde les enseñan a hacer ejercicios para vomitar con facilidad, auto inflingirse heridas, laxarse, y mil cosas más para mantenerse extremadamente delgadas, y les insisten en que es falso que están en peligro sus vidas, deberían tener un control por parte de los responsables de la salud pública.

Es bien sabido que los trastornos alimenticios son un problema de salud pública, pues son generaciones que están dejando de ser sanas para sí mismas, trastornan la vida familiar, su entorno social y sin duda, el índice de muertes va en aumento.   

Pero, mientras se mantengan leyes flexibles, poca responsabilidad en la prevención y en entender que la base de todas las adicciones, enfermedades mentales y conductuales, son de origen familiar, sin excluir los aspectos clínicos y genéticos que existan; mientras las leyes de salud sean corrompidas y se permitan las exclusiones en los planes de atención básica para estas enfermedades, y se mantengan terapias inestables, y sin seguimiento a nivel familiar y social, este problema seguirá creciendo como espuma, cobrando cada vez más víctimas.

Hace poco salió un reporte revelando un nuevo factor para que se presenten estos trastornos: los desplazamientos forzados por motivos de conflictos armados, ya sea a nivel interno o externo en los países con este flagelo.   Miles de personas al año afrontan la salida de su lugar de origen, la muerte violenta de familiares, agresiones sexuales (tanto para hombres como para mujeres), torturas, disolución de grupos familiares, y hasta el exilio por amenazas a sus vidas, todos estos factores imponen cargas emocionales que se van revelando en un número creciente de problemas de salud sin atención adecuada.  La mayoría, pierden todos los recursos económicos que tenían y entran a las grandes ciudades sin preparación ni contención adecuada por parte de los gobiernos (desplazamiento interno), aún más grave, se ve en el exilio forzado, ya que hasta un nuevo idioma se ven afrontados a aprender, a luchar contra otras costumbres, discriminación racial, cultural, social y religiosa.  Y, donde están las ayudas para toda esta población? Son muy reducidas, y por mucho, insuficientes.  Estas personas, se ven abocadas a aprender a sobrevivir, y surgen las adicciones para superar el estrés pos traumático, con todas sus consecuencias.  Un número creciente de hombres que deben trabajar inclusive lejos de sus familias, la soledad, la necesidad de ser aceptados en estos nuevos ámbitos hace que sean presas fáciles de los vicios, alcohol, drogas, robo; las mujeres, deben salir a trabajar en cualquier oficio que puedan acceder, debiendo dejar a sus hijos pequeños muchas veces solos, si tienen suerte, con acceso libre a la televisión, a la Internet, o en manos de adultos poco confiables.

Puedo escribir miles de páginas con los casos que se presentan tan solo en Colombia, pero se que esto es internacional, es una catástrofe social y humana de dimensiones subdimensionadas, ya que a los gobiernos no les gusta que se evidencien estas falencias.

Pero, esto lleva al tema que planteo: la libertad de acceso a redes sociales ocultas para difundir recursos para mantener la anorexia.  Es simplemente, como lo he dicho en muchas otras ocasiones, un grito, una voz de alarma de personas que buscan urgentemente ser aceptadas por sus familias y sus pares, y dicha aceptación se encuentra en el lugar equivocado.  

Falsamente hablan de que es el estado ideal, de que son felices siendo delgadas, pasan de una adicción emocional (sufrimiento), a la negación de los motivos que las han hundido en este infierno, y van de la mano de un trastorno al otro, los suman, no es que salten de uno al otro, los agregan y al final, hay un conjunto de problemas clínicos muy difíciles de diagnosticar, pues fácilmente se pueden ocultar los síntomas de la anorexia, bajo los demás problemas.

Pero, se bien que las autoridades de cada país pueden acceder a los IP de las personas, pueden exigir a los servidores que reporten los blogs o foros donde se propendan por las situaciones que pongan en riesgo la vida de las personas.  Se alega la privacidad de los usuarios, y solo cuando los resultados son fatales, como se está viendo cada vez más con Facebook, entonces se piensa en intervenirlos.  La vida de una persona debe prevalecer sobre los intereses económicos de los propietarios de estas redes y servidores.

Es también importante que los médicos, abran sus opciones de diagnóstico, y en especial, sean más respetuosos con quienes acudimos a pedir su ayuda.  Cada vez más, el rango de personas con trastornos alimenticios se sale del esquema básico de diagnóstico: chicas, entre los 14 y 20 años, con afán de ser delgadas para parecerse a las modelos de pasarela, y son más quienes comienzan a sufrir anorexia asociada a muchos otros problemas de salud que los médicos no toman en cuenta al momento del análisis, solo hasta que es muy tarde.

Prueba de esto, es que pacientes con fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, alergias químicas, cáncer, entre otras, pueden sufrir en algún momento de crisis, anorexia nerviosa debido al dolor, a la medicación que inhibe el apetito, a la depresión asociada a estas enfermedades, entre otras causas.

Por eso no encajan en el cuadro básico de diagnóstico y son ignorados los síntomas.  Lo digo, porque es mi caso, y solo 3 años después, de sufrir muchísimos problemas de salud, y al estar al borde de la muerte, una pediatra, que no tenía ningún conocimiento de mi historia clínica, fue quien reveló esta enfermedad y me dio la alerta para salvar mi vida.  Me dieron 15 días de vida… y ya hace prácticamente 10 años.  Estoy segura que si mi médico de entonces, hubiera revisado con atención los síntomas presentados durante los primeros 6 meses, en el año 1997, el problema se hubiese podido abordar a tiempo y evitar las consecuencias que aún lidio y los deterioros fisiológicos tan severos que se han convertido en problemas médicos crónicos.

La responsabilidad de la salud mental, emocional y física, no va solamente de mano de los médicos en el consultorio, va también en gran media en la familia, pero, si este núcleo está enfermo… entonces, a quién acudir?  Los centros educativos, deben ser entrenados para que puedan percibir las señales, pero muchas veces, son parte del problema, las exigencias académicas son un factor muy determinante en esto. Favorecen la competencia desleal, las  situaciones de agresión y pocas veces se dan cuenta de lo que sucede, hasta que es tarde.

Nuevamente hago un llamado de atención a los responsables de los sistemas de salud: busquen el modo de difundir métodos de diagnostico preventivo y de apoyo a mediano y largo plazo. A los medios de comunicación: mayor responsabilidad al hablar de estos temas.  Escucho con frecuencia locutores jóvenes muy irresponsables decir que: “a estas chicas les falta amor propio, son idiotas, son bobas…” y muchos comentarios que solo terminan siendo replicadores de la ignorancia que tiene la sociedad sobre las enfermedades conductuales, incluyo en esto la bulimia, drogas, alcohol, adicción al sexo, al trabajo, al juego, y todas aquellas que simplemente generen trastornos en la paz y en la vida de cada ser humano.

sábado, 16 de abril de 2011

Hacer pasteles


Si algo me gusta en mi vida, es cocinar, hacer tortas, pasteles, guisos, pero sobre todo, usar el hojaldre. 

Esta maravillosa masa, suave, sencilla, me evoca muchas cosas en mi historia. Al recordar cómo se elabora, con cuidado, mantequilla y harina, amasar suavemente, pasar el rodillo de madera, con cuidado, integrando lentamente ambas materias primas, una pasada, y otra, con paciencia, doblando, reposando, volviendo a amasar, más harina, más dobleces, una vuelta y otra sobre sí misma, tantas veces como se desee tener al final una exquisita masa de hojaldre.

Es casi como la vida misma, todo es paciencia, son varios ingredientes, pero cada uno va en su momento, lentamente, diría que no se pueden mezclar en un caos, porque al final, así será el resultado.  En repostería, esta masa, e inclusive la masa filo, son las más delicadas que he trabajado, quizás puedan existir muchas recetas más refinadas, pero esta es la más cercana a mi ser, llevan el calor de hogar, de infancia, de niña correr a la panadería a comprar esos pasteles azucarados rellenos de bocadillo rojo, crujiente, tostado y el azúcar caramelizada sobre la cubierta delgada y ligera. 

Cuando aprendí a hacer el hojaldre, descubrí un mundo lleno de magia para mí, entre más la amase, más la deje reposar, más capas ponga cuidadosamente, mejor es el resultado, pero sin duda, sin aplicar fuerza, para no perder ese aire que se queda atrapado al doblar la capa delgada una sobre otra… al final, es lograr una aparente uniforme y única hoja, a la cual se le pueden poner tantas opciones de rellenos dulces o salados se deseen, y aún siento el corazón hincharse al tiempo con los pasteles en el horno.

Verlos crecer, separarse las hojas, fundirse el relleno, al final, dorarse como si estuvieran al sol, el olor inundar la casa, y a los niños retozando alegres preguntando si ya están listos ¡¡, eso es HOGAR, es lo que hace de un simple bocado un alimento para el alma.  Luego, un vaso con leche fría, un par de mordiscos, migajas crujientes saltar a sus rostros y ver sus ojos brillantes y decirme… gracias mami, están deliciosos ¡¡¡ 

No es solo hacer pasteles, es marcar un recuerdo en sus vidas, en mi vida, en el hoy, y compartir con ellos, seguramente cuando ya sean grandes, y hagan sus vidas lejos de aquí, añorarán un pequeño y crujiente bocadito de hojaldre almibarado que les traerá de nuevo a este momento de sus infancias y al abrazo cariñoso que me dieron en pago.  

 Esto… para mí, es hacer pasteles.