Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

martes, 27 de abril de 2010

Codependencia


Un factor muy importante para encontrar las raíces profundas de esta enfermedad y de cualquier otra, es la CODEPENDENCIA.   En este artículo, se presenta una muy importante guía para que cada persona pueda entender y asumir el análisis interno de sus dependencias emocionales.

No es exclusividad de los adictos a la droga o al alcohol, la dependencia o codependencia a personas, situaciones y emociones, son las caras ocultas de enfermedades como son los trastornos alimenticios, adicciones al sufrimiento, al deporte, a las dietas, y a tantas cosas más.

Hago un llamado a la conciencia de quienes leen este blog.   Si hacen objetivamente la lectura anexa, podrán encontrar raíces para muchas cosas: fumar, beber, tomar café en la mañana, discutir por tonterías, culpar a los demás por todo, inclusive, el adoptar actitudes repetitivas para mantenernos en nuestras "zonas de seguirdad", son parte de estas adicciones.

Poder diferenciar entre la dependencia a un objeto, a una actividad (deporte, trabajo, armar rompecabezas, por ejemplo) cuando supera los límites en que la vida diaria se afecta, y se presentan alteraciones en el estado emocional de la persona, y por ende termina afectando su vida social y familiar, entonces hay que poner las alarmas en acción: SE HA CREADO UNA DEPENDENCIA.  Una adicción a

Todo esto tiene bases muy notorias, no surgen espontáneamente, o por alguna razón aislada al crecimiento de la persona.

De niños, de los 0 a los 7 años, formamos nuestro carácter, temperamento y adoptamos patrones de conducta que nos marcarán por el resto de nuestras vidas.  Esto significa que recibimos una serie de información conductual, emocional, gesticular, motriz, cognitiva, de lenguaje entre otras más, y ellas se constituyen a partir de los 7 años, en las herramientas del desarrollo de la personalidad, que se van reforzando con la cotidianidad.   Influyen en esto, la familia, la educación, la religión, la cultura y hasta el aspecto geográfico donde nuestra vida se desarrolle.  

No significa que estas actitudes no sean modificables, tenemos el erróneo concepto de decir que !así soy yo y así me quedo, nadie me va a cambiar!  En cierto modo es cierto, nadie me cambia a mí, yo debo hacerlo por mí misma.   Es importante ser conscientes que somos los dueños de nuestro pensamiento, de nuestro sentir y por lo tanto de nuestra vida misma, aunque nos desenvolvamos en ambientes diversos.

Una misma situación afecta a cada miembro de una comunidad de manera diferente, porqué? sencillo, cada uno DECIDE CÓMO VA A SER AFECTADO.

En este caso al tener en cuenta qué la Codependencia depende enteramente de mí necesidad emocional hacia otra persona, una actitud o una situación, es mi decisión el cómo me va a afectar finalmente, por lo tanto, yo puedo modificar mis actitudes, pensamientos y resultados conscientemente.  

Cuando nos sentimos inconformes, infelices, tristes, deprimidos, es cuando más control debemos tener sobre nuestro pensamiento, si vemos que no podemos abordar este proceso solas, entonces acudamos a quién nos puede dar los refuerzos y las herramientas para lograrlo, sea un psicólogo o un psiquiatra, pero jamás dejar avanzar esta situación hasta un punto en que no podamos retornar.

La anorexia como tal, es una dependencia a un estado emocional alterado, a una serie de situaciones muy complejas que van mas allá de la figura, del peso, de la cantidad de calorías que se consume.  Va directamente relacionada y proporcional a las necesidades y vacíos emocionales en cada persona, a su necesidad de ser aceptada por los demás, y al auto-rechazo, auto-compasión y ser muy conscientes que de esto se puede salir, con esfuerzo, mucho trabajo interior, pero sobre todo, cambiando las formas de pensar y de sentir. 

domingo, 25 de abril de 2010

Sopa de tomate

Una de mis sopas favorita es la de tomates con muchos crujientes.   Añoro el día en que pueda volver a comerla.
Ingredientes: 
1. lata o frasco de tomates en conserva
4 o 6 tomates maduros, de cáscara firme y brillantes.
2 tazas de papa blanca picada finamente
1/2 cebolla finamente picada
2 ajos pequeños o media cucharadita de pulpa de ajo
1 rama pequeña de apio
1 zanahoria mediana rallada
1/2 taza de queso cremoso
1/2 taza de queso parmesano
1/2 taza de pollo deshilachado cocido
Una cucharadita de miel de abejas
1 cucharada de salsa de soja
Sal y pimienta al gusto
Un ramillete de orégano, laurel, tomillo y albahaca, atado con cebollín
Mantequilla de soja o aceite de oliva, o canola
5 o 6 tortillas mexicanas de maíz, en tiras y tostadas.
Un aguacate (palta) mediano, cortado en pequeños trozos.

Preparación: 
Poner a hervir agua con un poco de sal. Una vez rompa el hervor, bajar y poner los tomates maduros, con una pequeña cortada en la piel para facilitar quitarla luego.  Dejar sumergidos unos 5 minutos, y pasarlos a agua con hielo. Proceder a pelarlos.   Picarlos y reservar

En una olla, poner a sofreir en un poco de aceite, las cebollas finamente picadas y el ajo triturado hasta caramelizar.  Añadir inmediatamente un litro de agua, el ramillete de aromáticas, la zanahoria rallada, las papas picadas, el apio y dejar hervir hasta que las papas comiencen a disolverse. Agregar los tomates frescos y los tomates de lata, revolver y dejar hervir otro poco a fuego medio, hasta que comiencen a integrarse los sabores.  Añadir la salsa de soja, la cucharadita de miel abejas, revolver, dejar un minuto hervir y rectificar la sal al gusto.  Procesar y pasar por el cedazo para retirar todos los trozos duros.

Poner nuevamente a fuego bajo, añadir el queso cremoso hasta que se integre a la sopa y forme una crema ligera. Rectificar sal y añadir la pimienta al gusto.

Emplatar: 
En platos hondos, añadir una porción generosa de pollo y verter sobre éste la sopa de tomate, decorar con dos o tres cucharadas de aguacate, queso parmesano y las tiras de tortilla crujientes.    Disfrutar caliente

El poder de la negación

Negar: decirnos a nosotras mismas que NO HAY NADA... que puedo controlar lo que me sucede, que NO existe la anorexia, que NO estoy enferma, que NO es mi culpa... que es culpa de los demás... Pero, hasta donde nos puede llevar esta posición? Creemos que al negar las cosas que nos están pasando, estamos seguras que al decir "yo puedo controlar esto en cualquier momento", "a mí no me pasa nada de lo que dicen", "yo sé bien lo que tengo"... Buscamos de cierta manera retar a quienes tienen el "poder", el control, sea a nuestros padres, a nuestras parejas, a nuestros jefes.... las razones finalmente no son tan importantes como la forma en que las manipulamos. Aquí viene el juego peligroso. Negar la gravedad de esta enfermedad, es el pasaje directo a un hospital y no es la mejor experiencia. Es la manera más rápida de ir a conocer "el barrio de los acostados"


Entonces, vale la pena negar su existencia? realmente NO.  Lo que vale, es asumir que está y pedir la ayuda necesaria para salir adelante.  Esto implica: apoyo familiar, asesoría y tratamiento médico psicológico y nutricional, pero ante todo: respeto. 


Esta palabra simple, nos conduce a varios caminos: el auto respeto, nos ayuda a escucharnos a nosotras mismas, a poder decirnos sin miedo, qué nos asusta, qué queremos, a donde queremos ir con nuestras vidas.  Nos permite abordar con nuestros terapeutas el proceso debido, y exigir de parte de aquellos que nos tratan como delincuentes, la actitud correcta para poder avanzar en nuestra rehabilitación.   


No ganamos negando, GANAMOS ACEPTANDO ¡¡ Es el primer paso a VIVIR CON PLENITUD 

sábado, 17 de abril de 2010

La oruga y la mariposa

La oruga y la mariposa

Hace un tiempo atrás, leí un cuento de esos que nos llevan a reflexionar, sobre una oruga y su proceso de ser mariposa.   Sigue rondando en mi mente, pues tanto esfuerzo que hace la orugita, años de paciencia siendo gusanito, y literalmente morir para convertirse en la más bella mariposa pero con una vida tan corta... me he preguntado muchas veces, vale la pena tanto esfuerzo? porqué se sacrifica de ese modo? para qué?

No es fácil, no tengo las respuestas, pero es así la vida suya.  Así que he estado mirando cómo una oruga, a veces tan feas en color y forma, mimetizándose con el ambiente para que no sea devorada y pueda llegar al momento cumbre de la metamorfosis, alimentándose en un frenesí diario, caminar pacientemente día tras día, remontando árboles, ramas, escondiéndose, saliendo, pero siempre inagotable y con una dirección definida: siempre hacia adelante.  

El día que se transforma en pupa, que construye su tumba de seda, y se torna algo que a vista de alguien sin conocimiento, sería erradicada de un jardín por su aspecto oscuro, pero ella, hábilmente se ha puesto en un lugar protegido; ni el clima, ni los depredadores le darán importancia, y al cabo de su muerte, surge esta hermosa mariposa, brillante, con sus colores al sol, sus alas desplegadas para que la brisa las acaricie e invite al vuelo silencioso; majestuosas, dueñas del viento, posándose con gracia sobre las flores, cumpliendo su misión aunque sea corta, sin ninguna dilación.

Ellas, llenas de gracia en el vuelo, pareciera que disfrutan tanto ser como son, que al morir, no pierden su brillo.  Entonces, porqué, nos cuesta tanto aceptar un cambio a nosotros?  La oruga acepta su destino, y accede a morir en su envoltura, sin tener la certeza de que al final saldrá convertida en mariposa.  Muchas no lo logran, pero aún así, hace lo que debe hacer y esa también es su misión.  Convertirse o no en una más de las que han de volar entre las nubes y las flores, entre la verde pradera y los jardines, no importa en realidad, solo cumple con su destino sin titubeos.  

Muchas veces me siento como una oruga, asediada de peligros, de miedos, y se me olvida tener al frente mi objetivo: ser MARIPOSA, aceptar cada día el proceso y prepararme para el cambio, y cada momento debe ser así, un reto aceptado y asumido, y la ganancia, es llegar a ese destino final: volar en libertad.  Vida o muerte, pero, es acaso la muerte de la oruga lo que da la vida a la mariposa? o quizás la muerte de ésta, lo que permita que muchas orugas nazcan y siga el ciclo de la vida?  Como fuere, ellas siempre lo aceptan y sin ellas, sin su vuelo colorido y silencioso, este mundo no tendría hadas ni alas nuestra imaginación.