Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

sábado, 5 de mayo de 2012

El poder del "yonopuedo"

Finalmente, despues de tantos años, desde finales de 1997 que estoy en este proceso, puedo decir, con el respaldo de mi psicólogo, que estoy en recuperación. 

He logrado avanzar al punto de salir de la zona de comodidad del "yonopuedo" a la zona de acción, del YO SÍ PUEDO ¡¡

Fácil? para nada, pero al mirar hacia atrás, fue un largo caminar y cuando analizo cómo pude salir de allí, solo puedo evaluar mis pasos.  Darme cuenta de muchas cosas, de muchas situaciones, analizarlas con objetividad, y desprenderme de la visión del ego que me llevaba a pensar: es culpa de otros.  Realmente, es culpa de los demás? pues no y sí... en nuestra vida, todos tienen un porcetaje de responsabilidad en su intención hacia nosotros y el resto, el otro 50% va en nuestra espalda y manos.

De esto, ya lo he dicho antes, el CÓMO ME AFECTAN LAS COSAS, es lo que hace la diferencia. Pero más allá de decirlo, hay que asumirlo y comprenderlo, y aquí entró a jugar el rol de ponerme en los zapatos de los demás.  La objetividad nos encegece, nos impide evaluar en forma racional y lógica, y nos facilita culpar a los demás por nuestras decisiones equivocadas, entonces entra el ... "ay, es que yonopuedo...". 

*Yo no puedo: tomar mis propias decisiones y medir sus consecuencias?
*Yo no puedo: cambiar de modo de pensar, de sentir o de acutar porque así soy y nadie me va a cambiar?
*Yo no puedo: asumir las consecuencias de mis decisiones erradas porque las tomé pensando que eran lo mejor, y es culpa de otros que hayan salido mal las cosas?
*Yo no puedo: pedir perdón y arreglar las cosas porque eso ya pasó y no importa ya?
*Yo no puedo: reversar una decisión?

Hay mil más, o millones de estas frases que nos decimos a diario y las decimos con tal convicción, que por ello seguimos usándo excusas para no hacer el cambio en nuestro modo de pensar y de actuar, cambio que anhelamos con vehemencia, que suplicamos a otros que hagan, pero, porqué no lo hacemos? por miedo.  El miedo nos apabulla y nos estanca, se convierte en un ancla y sostenemos entonces las actitudes que nos hacen sentir cómodas y seguras.  Aunque, seamos concientes que nos pueden costar la vida, entonces decimos: 

*No, yo no estoy tan mal como esa persona
*No, a mí no me va  a pasar eso
*No, yo lo puedo controlar
*No, ellos están equivocados, yo se que no soy así...

Un NO rotundo a todo aquello que nos incita a cambiar, a reconocer que sí somos responsables de la situación en la que estamos inmersos.

Otra excusa del yonopuedo:  No puedo comer esto porque es dañino ¡¡:

*Carne, porque genera cáncer
*Lácteos, porque a los adultos nos da intolerancia y no es sana
*Huevos, porque tienen colesterol
*Azúcar o dulces en general, son malísimos, me van a dar diabetes ¡¡
*Comidas rápidas: uy nooooooo, grasa ¡¡

Y tantas cosas a las que comenzamos a mirar con lupa de aumento, terminamos viendo obsesivamente compontentes, hablando con expertos en nutrición, escuchando a vegetarianos, veganos, o tantas personas que siguen mil lineas de alimentación "sana", y al final, el miedo a todo lo que posiblemente nos pueda generar, hace que el alimento sea nuestro principal enemigo.  Ese "yonopuedo" comer esto o aquello, ese "yonopuedo" comprar aquello que me dicen que es lo mejor, y de nuevo, el círculo dañino y destructivo de ponerle etiquetas y miedos a lo que SÍ se puede comer.

He entrado en la reflexión, de porqué conozco personas que comen de todos los alimentos "malos" y NUNCA se han enfermado? y porqué, conozco personas, que se la pasan haciendo mil terapias, mil dietas, siguen todas las recomendaciones de una "vida sana y equilibrada", y de pronto, estallan con un cáncero o algo peor? claro, no quiero generalizar, pues a muchísimas personas les funciona, pero, cuándo funciona? porqué funciona? a quienes?  La respuesta es simple: les funciona a quienes adoptan una actitud SANA. Dicen... yo SÍ PUEDO, y asumen una mentalidad positiva al alimentarse, así sea un café y un pan, le dan el valor justo y natural que debe tener.  Otra persona, invadida del miedo que el "yonopuedo" aporta, ese mismo café, la puede enviar a urgencias muriéndose.  Es entonces, la ACTITUD la que marca la diferencia, y lo he comprobado ¡¡¡

Voy diciendo: YO SI PUEDO COMERME UN TROZO DE POLLO y NO ME HACE DAÑO ¡¡ Lo disfruto ¡¡ Ya hace dos meses largos, que he podido volver a comer pollo, carne, queso, jamón, algunas frituras, algo de chocolate, claro, en pequeñas cantidades, mientras mi organismo se vuelve a acostumbrar.  He cambiado mi postura a la hora de alimentarme: dispongo mi espacio, mi mesa, MI MENTE, MI CORAZÓN, MI ESPÍRITU, a disfrutar la comida que tenga el plato.  !!!Y vaya que si hace bien ¡¡¡

Cortar con las actitudes adictivas es un proceso lento, pero indiscutiblemente, solo puede venir de adentro del corazón, de la mente, de ensamblar la actitud con el pensamiento, de darle la relevancia al control de nuestras actitudes, y no seguir dándole el control a las situaciones, atribuyéndoles poderes que no tienen.  Si miramos un trozo de pan como lo que es: UN SIMPLE TROZO DE PAN, que sabe riquísimo, entonces el miedo no puede entrar y al no hacerlo, el nopuedo desaparece ¡¡¡

Les invito a reflexionar, a pensar, en lo que SÍ PUEDEN HACER.


No hay comentarios:

Publicar un comentario