Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

sábado, 10 de octubre de 2009

La balanza

Es importante realmente andar pendiente del peso? Para mí siempre fue una tortura, o porque estaba muy gorda, o porque estaba muy flaca. Hace por lo menos 15 años no tengo una balanza en casa, no las quiero, no vivo en función de ellas, ya que sé hasta donde pueden hacer daño.

En mi caso, la anorexia no comenzó por estar gorda, sino por motivos emocionales, y la pérdida de peso al inicio era aparentemente beneficiosa, ya que cuando se está con sobrepeso, pues todos se burlan, te tildan de gorda y muchos otros apelativos bastantes ofensivos; tenía que usar ropa muy grande y acomodarla a mi pequeño tamaño, así que nunca estaba bien arreglada, esto empeoraba mi sensación de fracaso y de rechazo, mi poca autoestima y contribuía ocultamente, al proceso de gestación de la anorexia nerviosa.

Luego de asumir y aceptar su presencia en mi vida, tampoco quise tener la báscula al lado, sabía que estaba muy mal, en el control médico era espeluznante ver lo poco que la aguja marcaba, así que, ya tenía suficiente con todo lo que estaba pasando a mi alrededor como para empeorarlo por andar pendiente de cuanto pesaba cada día.

Sé que es parte del proceso de rehabilitación tradicional, pesar a diario al paciente, controlar la cantidad de gramos y calorias en cada comida, y seguir un régimen estrico al respecto. También sé, que la anorexia compulsiva tiene matices muy graves con respecto al peso, ya que cuando las personas están totalmente inmersas, viven en función de ello: pesar y calcular lo que comen y deben expulsar de cualquier modo. El proceso es tan destructivo que dificilmente pueden ser concientes de lo que están haciéndose a sí mismas, y al ir aprendiendo sobre las consecuencias que esta enfermedad causa a nivel físico, neurológico, emocional, mental y familiar, voy buscando cómo resolverlos del mismo modo.

Si la anorexia es un cambio de comportamiento ante la comida por razones emocionales, pues mi proceso debe abordarse igual: cambiar emocionalmente ante la comida. Gracias a mis terapeutas voy en ello, y el acuerdo es tajante: nada de pesarme seguido. Hace como dos semanas se hizo para control prequirúrgico ya que debía ser intervenida de una rodilla. Pero antes, no, ni después. Porque lo que importa es que lo que coma sea aprovechado en todo su valor, y no pensando si son 5 gramos o 500. Ni las calorías, nada de eso.

Aquí hay que llevar la balanza a otro estado: emociones = alimentación sostendidas en la actitud. El proceso cada día vale el esfuerzo, cierto es que por muchas razones hay días regulares, otros malos, pero cada vez son mejores, cada día que pasa sin que lo que como me genere dolor, es un gran triunfo, un peldaño en la escalera de ascenso, de salida de esta enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario