Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

sábado, 4 de julio de 2009

El alimento con amor

Una de las grandes revelaciones que he tenido estos días, en cuanto a encontrar las razones primarias del porqué a mi organismo le cuesta aceptar el alimento.

Identificar estas bases es fundamental para poder avanzar y salir definitivamente de una enfermedad que es sin duda alguna, destructiva y mortal-

El alimento con amor: Dado con amor. Pero no basta decirlo, hay que sentirlo, darlo y recibirlo.

Desde el momento de la gestación, comenzamos a ser alimentados, pero, siempre es amorosamente? es difícil saberlo, igual en nuestros primeros años, pero tengan la certeza, que esa energía, la que genera el amor, o el rechazo, es percibida por un bebé, así esté en formación, dentro del vientre materno, ya está el lazo que une a madre e hijo, y lo que ella sienta, afecta al bebé. Antes, eso no se consideraba, pero actualmente sí, por eso nos hablan de la estimulación prenatal, y luego, mimar, estimular a los bebés con caricias, palabras dulces, dar el amor en expresiones. Pero, también, es fundamental hacerlo a la hora de comer.

La lactancia, es tan importante, como los demás cuidados. No es solo alimentar el cuerpo, es ALIMENTAR EL ALMA, nutrir el espíritu del bebé, ese lazo que existe entre los dos, y entre el resto de la familia.

Vemos que generalmente la hora de la comida, sea desayuno, almuerzo, cena, o algún evento, los alimentos toman vital importancia. Son un elemento de demostración de muchas cosas: poder, si se presenta una opípara mesa, llena de viandas y bebidas; vajillas lujosas, muebles finos... y en muchas ocasiones, muy amorosamente compartidas. También, existen aquellos momentos en que se torna un espacio de agresión, y en vez de ser el espacio de compartir en familia, de nutrirse en armonía, de intercambiar un tiempo en común, con amor, se hace con miedo, retando, imponiendo opiniones o la misma comida.

Estos ejemplos solo van a una cosa: la alimentación no puede ser un objeto de control, cuando se premia a un niño con alguna golosina, se está desviando el valor tanto del esfuerzo realizado por él, como el del alimento mismo. El alimentarse es un derecho vital, que además, debe ser placentero, amoroso, para que todo sea nutritivo. Si yo disfruto comer, mi espíritu se siente alimentado. Si es lo contrario, comienzan las carencias, y comenzamos a acumularlas. Podría describir miles de instantes en mi vida donde la alimentación fue un castigo, o parte de uno, o el motivo. Aprendí a comer para evitar ser reprendida, para que esas situaciones fueran mas bien, el instante en que lograba ser aceptada por mi familia, por las personas a mi alrededor.

Error? por supuesto, pero, hay algún culpable? NO. Puesto que es una actitud aprendida y lo que es aprendido en la infancia, se hereda. Es repetitiva, inconciente, pero se puede cambiar. Se puede hacer placentera, al evitar que sea un objeto y darle el valor real que tiene.

Aprender a alimentarme con amor, hacia mí misma, porque yo lo deseo, lo quiero, me amo lo suficiente para darle a mi cuerpo algo que además de necesitarlo, es rico, es apetecible, pues voy logrando dar un paso adelante hacia la salida de este trastorno.

Lo aprendí inconcientemente, y finalmente, se convirtió en una tortura que me ha puesto de cara a la muerte. Ahora, lo que hago, es convertirla en una oportunidad para estar de cara a la vida. Se puede, porque así como le enseñé a mi organismo a rechazar la comida, a estar triste y no comer, a deprimirme y no comer, a no ser felíz y no comer... puedo ir paso a paso, dándole las instrucciones contrarias.

Es avanzar, paso a paso, día a día, habrán momentos duros, los paso, pero con la mirada puesta al frente, entendiendo que siendo conciente del valor real de comer con derecho, amor, placer, pasión, agradecimiento, es el proceso para revertir tantos años de realizar una acción natural con un concepto equivocado. Me queda el resto de mi vida para hacerlo bien, y voy por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario