Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

domingo, 17 de mayo de 2009

Cómo detectar cuando estamos en una crísis

Generalmente es más fácil negar que la tenemos que aceptarla.

Pero una vez entendida la gravedad y las implicaciones que este trastorno significa y el resigo para mi vida, he aprendido a enfrentarla, aceptarla y a ir saliendo de ella a pasos. Del mismo modo en que caí, voy saliendo.

Una crísis se presenta cuando emocionalmente estoy afectada, entonces, debo ponerme a la tarea de controlar la situación que me genera la ansiedad, y a cambiar la forma de alimentarme durante estos días. Como más seguido en pequeñas porciones, hago ejercicios de respiración, meditación y reiki. También me hago sanación pránica y poco a poco voy viendo que las crísis son más cortas y menos fuertes, y es lo que me anima a seguir adelante, saber que sí se puede controlar en la medida en que voy siendo conciente de mis emociones.

Cuando entra la ansiedad, vienen con ella las nauseas, el dolor de estómago, la inflamación, y muchos sentimientos que ya conozco, así, que la tarea es ponerme en meditación, cuando siento que comienza a pasar, entonces abordo una tarea: dibujar, hacer artesanías, arreglar la casa, leer... cosas constructivas, cosas que me hagan sentir que puedo controlar la situación. Al poco tiempo, entonces comienza a ceder el dolor y sobre todo, no dejar de hacer las actividades diarias.

Crear una rutina diaria, de actividades, horarios de alimentación, arreglo personal, todo es fundamental para controlar la crísis. No escuchar los comentarios destructivos de otras personas, eso no nos sirve. Nadie sabe lo que vivimos adentro del alma, ni la lucha que implica comer sin sentir dolor.

Un consejo que mi psicólogo me ha dado y es muy útil: cuando esté con el ataque de ansiedad, con ganas de abandonar, lo mejor es NO COMER, porque el organismo está todo en shock, está reactivo, y así, la comida no alimenta, hace daño. Espero unos 15 o 30 minutos, y una vez controlada la situación, entonces me siento a disfrutar cada bocado, así sea poco, pero que sepa que es mi alimento y tengo el derecho pleno de disfrutarlo, de sentir que la comida es mi forma de premiarme por un esfuerzo, y es la forma de cubrir también mis necesidades básicas de energía. Así a la hora, deba comer otro poco, pero que siempre sea en paz, en tranqulidad, en forma armónica y sin contratiempos.

Este sencillo consejo, es muy efectivo, y tampoco controlo el peso a diario, no necesito sentir que debo pesar, ni calcular calorías, ni nada de eso, solo COMER A GUSTO lo que me gusta y sé que puedo tolerar sin problemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario