Buscando apoyo

Este es un proceso para hacer en compañía, no te quedes sol@ sin comprender que te sucede, busca ayuda, habla, pregunta, pero sobre todo, ÁMATE ¡¡

sábado, 9 de mayo de 2009

Comentarios a la definición II

El término anorexia significa literalmente "pérdida del apetito", sin embargo, esta definición es engañosa ya que las personas con anorexia nerviosa con frecuencia tienen hambre, sin embargo, rechazan la comida. Las personas con anorexia nerviosa tienen intensos temores a engordar y se ven a sí mismos 'gordos' incluso cuando están muy delgadas. Estos individuos pueden tratar de corregir esta imperfección limitando la ingestión de comida de manera estricta y haciendo excesivo ejercicio con la finalidad de perder peso.

Esto no es siempre así. El rechazo a la comida puede no ser voluntario. Yo deseaba comer, pero mi situación familiar era tan agobiante, que debía dejar de hacerlo por dos razones: porque mi prioridad era que mis hijos pudieran comer mejor y porque generalmente la hora de las comidas, eran razones para las posteriores agresiones de mi ex pareja.

El miedo, a comer junto a ellos, hacía que dejara de hacerlo, me limitaba a cocinar, a servir y a dedicarme a otras actividades, así evitaba el confrontamiento. No era temor a engordar, pues fuí obesa desde la adolescencia hasta el año 1997 cuando comenzaron los problemas digestivos constantes.

Tampoco he sido afecta al ejercicio, si bien de niña, me encantaba patinar y lo hacía muy bien, en carreras, y me encantaba correr en pista, desde la adolescencia dejé estas actividades deportivas por centrar mi interés en los dibujos, en la lectura y en escribir. La razón, porque a esta edad, al desarrollarme mi cuerpo cambió tanto, que era objeto de burlas constantes por parte de mi grupo social y familiar. Entonces, mi físico era algo que generaba un rechazo, pero no dejaba de comer, por el contrario, comencé a hacerlo en forma compulsiva, y aumenté mucho de peso, debía usar tallas de ropa más grandes, y me vestía de tal modo, que ocultara mis verdaderas medidas, haciéndome ver más gorda de lo que ya estaba. Tampoco me arreglaba, y mi vida se volvió totalmente sedentaria. No salía, no tenía amigas ni actividades sociales extra escolares, ni otro interés diferente a estar inmersa en mi propio mundo.

Por lo tanto, vuelvo a recalcar, que este tipo de diagnósticos siempre limitados a unos patrones preestablecidos, son discriminatorios, limitantes y hacen que los médicos dejen de observar, de escuchar y de creer en lo que el paciente dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario